¿Qué es el torus mandibular?

¿Qué es el torus mandibular?

Si bien algunos trastornos de salud bucodentales resultan familiares a la mayoría de la población, otros son más desconocidos a pesar de su elevada incidencia.

A pesar de no provocar molestias o síntomas reconocibles, muchos de estos trastornos pueden provocar problemas de salud, razón por la cual conviene acudir regularmente al dentista para detectarlos.

Hoy, en DentalQuality te explicamos qué es el torus mandibular, cuáles son sus principales síntomas y qué soluciones odontológicas existen.

¿Qué es el torus mandibular?

Aunque es probable que este término no te suene, el torus mandibular está presente en las bocas de muchas personas.

Esta protuberancia corresponde a un crecimiento anómalo de la estructura ósea. Surge en el maxilar (torus maxilar) o en la mandíbula (torus mandibular), por norma general en la parte interna de la boca.

Por norma general, suele desarrollarse cerca de los molares y los caninos, aunque otras veces se acerca a los incisivos.

A pesar de que este desarrollo óseo a menudo resulta inocuo, en determinadas ocasiones conviene tratarlo.

¿Cuáles son sus principales síntomas?

Tal y como hemos explicado, el torus mandibular es una protuberancia o bulto en la boca, de manera que es algo que el paciente puede notar, aunque no se aprecie de forma externa.

Cuando el paciente tiene un torus en el área superior, este suele localizarse en el centro del paladar en forma de línea, si bien su forma y tamaño son variables.

Por otra parte, las protuberancias mandibulares en la parte inferior de la boca pueden ser aún más variadas; incluso puede haber varias repartidas por la boca.

qué es el torus mandibular

¿Por qué aparece el torus mandibular?

Las causas principales que propician la aparición de torus mandibular son el bruxismo y padecer un traumatismo oral.

El bruxismo es una enfermedad provocada principalmente por el estrés, en la que la persona afectada aprieta los dientes sin ser consciente de ello. Este movimiento y presión continuados estimula el crecimiento del hueso.

La alteración de la ATM también puede tener un efecto similar al bruxismo en la estructura ósea.

También, padecer un golpe en la boca puede provocar hipertrofia en la estructura ósea, derivando en el desarrollo anómalo del hueso.

¿En qué casos debe tratarse el torus mandibular?

Hay que tener en cuenta que la mayoría de los pacientes con torus mandibular no necesitan ser intervenidos, ya que no tiene efectos perjudiciales en la salud ni tampoco otras consecuencias en el día a día.

Además, al ser una protuberancia que aparece en la parte interior de la cavidad oral, tampoco es apreciable de forma externa, de modo que no representa un problema estético.

Aun así, existen casos determinados en que conviene tratar el torus. Y es que este desarrollo óseo a veces puede derivar en un sobrecrecimiento que deriva en problemas funcionales y en diversas molestias.

Los torus que surgen en la parte inferior de la boca pueden provocar problemas para hablar y pronunciar correctamente, ya que interfieren con el movimiento de la lengua.

Otras veces, el crecimiento óseo puede dificultar la higiene bucodental, provocando mal aliento y un mayor riesgo de desarrollar enfermedades como la caries.

¿Cómo se trata el torus mandibular?

En caso de que un paciente presente alguna u otra de las problemáticas mencionadas debido a uno o varios torus, el tratamiento más indicado consiste en eliminar quirúrgicamente la formación ósea.

El especialista valorará si durante la intervención se extirpará total o parcialmente el hueso que provoca la protuberancia.

La cirugía es totalmente indolora, ya que se emplea anestesia local. Antes y después de la intervención, es recomendable seguir ciertas pautas para favorecer el éxito del procedimiento y la posterior cicatrización.

Entre las indicaciones, se aconseja no fumar ni beber los días previos y posteriores a la operación.

Será el especialista quien recetará la medicación más conveniente al paciente (antiinflamatorios y analgésicos) para combatir las molestias.

También, es aconsejable seguir una dieta blanda para evitar roces en la zona intervenida, así como tener un especial cuidado con la higiene dental para favorecer el proceso de cicatrización.

Dra. Núria Alamañac Martín

Número de colegiado: COEC 4393
Clínica Dental DentAl

Te recomendamos