COVID-19, Clínicas con Protocolos de SEGURIDAD-DentalQuality® para la protección de sus pacientes.

¿ERES LA CLÍNICA DENTAL REFERENTE EN TU ZONA?

Únete a las clínicas con el exclusivo Sello de Calidad DentalQuality®, que certifica solo a las que son capaces de cumplir con los más altos y estrictos requisitos de calidad. Solicita más información

¿Qué es un flemón o absceso dental?

Qué es un flemón o absceso dental

¿Qué es un flemón o absceso dental?

Existen diversas patologías bucodentales o trastornos que pueden provocar un dolor agudo en la boca.

Aunque es importante tener en cuenta que la ausencia de dolor no implica que no haya una problemática, sin duda este síntoma es claro a la hora de poner sobre aviso.

Una de las afecciones que provoca dolor en los pacientes son los flemones.

¿Qué son y cómo se producen? ¿Cuál es el tratamiento más adecuado para tratarlos?

En DentalQuality te explicamos qué es un flemón o absceso dental, así como las causas más habituales que lo provocan.

¿Qué es un flemón o absceso dental?

Cuando se produce una infección avanzada en la cavidad oral, ésta suele reflejarse a través de un síntoma tan claro como es el dolor intenso.

Este es el caso del flemón o absceso dental, una inflamación que tiene lugar en los tejidos donde se aloja una pieza dental. Dicha inflamación tiene lugar debido a un proceso infeccioso bacteriano que, cuando llega a la raíz, provoca este síntoma.

¿Qué causas pueden desencadenar la aparición de un flemón?

La principal causa de la aparición de un flemón o absceso dental es la mala higiene dental, lo que tiene como consecuencia que se desarrollen ciertas patologías.

Una de las más habituales es la caries dental. Cuando las bacterias que habitan en la boca entran en contacto con restos de alimentos tienen lugar infecciones en las piezas dentales.

A medida que la infección avanza y destruye el diente, esta llega a la raíz. En ese momento se produce un dolor agudo y característico, además de la inflamación de la zona circundante.

Otra de las patologías más recurrentes es la periodontitis. La formación de sarro y placa bacteriana debida, principalmente, a una higiene dental deficiente, provoca la aparición de las llamadas bolsas periodontales.

Estas bolsas son, básicamente, cúmulos de bacterias que se introducen en los tejidos que sostienen los dientes. A medida que la infección avanza y los tejidos se deterioran, tienen lugar síntomas como las ya mencionadas molestias e inflamaciones.

¿Qué otros síntomas provoca el flemón o absceso dental?

Aunque el dolor es el síntoma más llamativo y molesto de la presencia de un flemón o absceso dental, no es el único que tiene lugar.

La inflamación producto de la infección provoca que la cara se vea más hinchada de lo normal justo en la zona afectada. El dolor también hace que acciones tan cotidianas como hablar o masticar se vuelvan prácticamente irrealizables.

Otro síntoma habitual es la sensibilidad dental, imposibilitando el consumo de bebidas frías o calientes. También, es frecuente la aparición de mal aliento debido a la presencia de bolsas de pus que se forman en los tejidos.

Finalmente, la infección también puede provocar fiebre.

Qué tratamiento es más efectivo contra los flemones

¿Qué tratamiento es más efectivo contra los flemones?

El tratamiento más adecuado dependerá de la causa que origine el flemón. Normalmente, el primer paso para rebajar la inflamación y poder tratar el diente afectado es recetar antibióticos para combatir la infección.

Colutorios

También, son útiles los enjuagues con colutorios específicos recomendados por el dentista en este tipo de casos.

Endondoncia

Si el flemón o absceso dental es debido a una caries avanzada, el tratamiento más habitual es la endodoncia.

En estos casos en que el nervio se ha visto comprometido por la infección es necesario extirpar el tejido afectado, extrayendo la pulpa dental y rellenando la cavidad con un material especial, como la resina médica.

Alisado radicular

En cambio, si el flemón es debido a la presencia de una enfermedad periodontal, el tratamiento más adecuado puede ser un raspado y un alisado radicular.

Mediante esta técnica se elimina el tejido afectado por la infección, tanto el que se encuentra sobre la línea de la encía como debajo.

El alisado es una técnica preventiva para evitar que puedan formarse nuevas acumulaciones de sarro que deriven en la misma problemática.

En los casos en que la infección ha avanzado provocando daños severos puede ser necesario tener que extirpar la pieza.

Es muy importante pedir cita en el dentista al menor síntoma

Ya que gracias al diagnóstico temprano es posible prevenir que una problemática bucodental se agrave.

Las revisiones periódicas son un hábito clave a la hora de beneficiarse del diagnóstico precoz, atajando de raíz sintomatologías sin que tengan consecuencias para la salud oral.