COVID-19, Clínicas con Protocolos de SEGURIDAD-DentalQuality® para la protección de sus pacientes.

¿ERES LA CLÍNICA DENTAL REFERENTE EN TU ZONA?

Únete a las clínicas con el exclusivo Sello de Calidad DentalQuality®, que certifica solo a las que son capaces de cumplir con los más altos y estrictos requisitos de calidad. Solicita más información

¿Qué es la alveolitis seca?

qué es la alveolitis seca

¿Qué es la alveolitis seca?

Cuando eliges una clínica dental por aspectos como su equipo de profesionales y la calidad de sus tratamientos, estás apostando por tu salud y bienestar. No obstante, cualquier intervención tiene un porcentaje de riesgo, lo que implica que pueden aparecer problemáticas de diverso tipo.

En DentalQuality te explicamos qué es la alveolitis seca y qué aspectos caracterizan este trastorno.

¿Qué es la alveolitis?

La alveolitis es una afección puede aparecer durante el postoperatorio de una exodoncia -la extracción de un diente-.

Esta complicación resulta bastante dolorosa, aunque es de naturaleza reversible. Es muy importante que, si el paciente tiene síntomas, acuda lo antes posible a la consulta para poder tratarlo.

La alveolitis seca es uno de los tipos de trastorno que puede sufrir el paciente. Por norma general, tras extirpar una pieza dental se forma un coágulo de sangre que actúa como barrera de protección. Sin embargo, cuando este tejido no aparece -o se destruye-, se puede producir una infección en el área localizada.

Por esta razón, los dentistas recomiendan no enjuagarse la boca durante las primeras 24 horas tras la intervención, para así evitar dañar el coágulo protector.

¿Cómo sé si tengo alveolitis seca?

Si te has sometido a una intervención para extraerte un diente y padeces alguno de los siguientes síntomas, es muy posible que padezcas una alveolitis seca.

Sin la protección necesaria, la cavidad se ve totalmente expuesta. La vulnerabilidad del alvéolo a la ingesta de comida y a las bacterias puede acabar ocasionando síntomas como dolores intensos e inflamación de la zona. Estos síntomas suelen aparecer unos días después de la intervención.

Otras señales de alveolitis son la pérdida total o parcial del coágulo sanguíneo que se forma en el lugar de la extracción; esto, además de provocar los dolores, hará que el hueso sea visible.

Cómo sé si tengo alveolitis seca

También es habitual que el dolor se extienda a otras áreas circundantes, como el cuello o los oídos.

La infección también puede provocar halitosis y mal sabor en la boca.

¿Qué tipos de alveolitis existen?

Podemos distinguir entre dos tipos de alveolitis. Por un lado está la alveolitis dental húmeda y, por otro, la alveolitis seca. Este último tipo es el más doloroso.

Cuando se produce alveolitis dental húmeda, el alveolo no está vacío, sino que alberga algún tejido dentro que provoca la irritación y los síntomas. Es por este motivo que su sintomatología es más suave, aunque conviene tratarlo antes de que se agrave.

En cambio, en los casos de alveolitis seca, no existe ningún coágulo protector, por lo que el alveolo está completamente vacío y expuesto a los estímulos y a los restos de comida. Esto hace que el dolor sea mucho más intenso.

¿Cuánto tarda en sanar una alveolitis seca?

La duración de los síntomas de la alveolitis seca, especialmente el dolor punzante característico, sólo empezará a remitir una vez se inicie el tratamiento.

Por este motivo, es muy importante acudir lo antes posible a la clínica dental. Por norma general, aunque el dolor irá remitiendo una vez se inicie el tratamiento, al tratarse de una infección, puede tardar en curarse entre 10 y 15 días.

¿Qué tratamiento es el más indicado?

Tras acudir al dentista y que el especialista determine si se trata o no de alveolitis, iniciará un tratamiento para reducir los síntomas y curar la infección lo antes posible.

Primero de todo se debe limpiar la herida mediante un suero, y luego se receta toda una serie de medicamentos para tratar tanto la infección como para reducir el dolor.

Habitualmente se recetan analgésicos, antibióticos y, también, antiinflamatorios para reducir la inflamación del área afectada.

También es habitual recetar enjuagues bucodentales específicos para tratar el área. Es muy importante seguir las indicaciones del dentista y no emplear cualquier tipo de colutorio, ya que podría agravar la problemática.