¿ERES LA CLÍNICA DENTAL REFERENTE EN TU ZONA?

Únete a las clínicas con el exclusivo Sello de Calidad DentalQuality®, que certifica solo a las que son capaces de cumplir con los más altos y estrictos requisitos de calidad. Solicita más información

9 de cada 10 personas no sabe que los dientes se pueden reimplantar

Dentista realizando implante dental

9 de cada 10 personas no sabe que los dientes se pueden reimplantar

El 96% de la población desconoce que existen tratamientos de implantación dental. Estos proporcionan un 80% de posibilidades de restaurar la funcionalidad de un diente que se ha salido de la boca.

Aunque los traumatismos dentales están a la orden del día -más de 6,5 millones de españoles lo han sufrido en alguna ocasión- sigue primando el desconocimiento sobre la posibilidad de recuperar una pieza dental. De hecho, según datos de la Asociación Española de Endodoncia (AEDE), se estima que 9 de cada 10 personas ignora que si un diente salta de la boca existe un 80% de posibilidades de reimplartarlo con éxito.

Por lo tanto, y a pesar del considerable número de casos de traumatismo dental en España, un 96% de la población desconoce que los avances odontológicos permiten recuperar las funciones estéticas y funcionales de una pieza dental. La reimplantación dental sólo es factible al referirnos a piezas permanentes, ya que las de naturaleza temporal o los dientes de leche no deben reimplantarse. Sin embargo, a través de los protocolos adecuados, la posibilidad de mantener funcional una pieza dental perdida es muy elevada.

Lesiones leves y salidas totales de un diente

Dependiendo del tipo de traumatismo dental, también variará la naturaleza del tratamiento. En la mayoría de los casos, la pieza dental sufre una fractura -sin desprenderse totalmente-; de ser así, los pasos a seguir consisten en hallar el fragmento y llevarlo cuanto antes al dentista para que pueda pegarlo en su lugar original. 

Por otro lado, cuando un diente se sale completamente de su espacio nos hallamos ante una avulsión. Tratar de salvar la pieza dental perdida y llevarla a un especialista es esencial, ya que el porcentaje de éxito de un implante dental se estima en un 80% de los casos. 

Tal y como indica César de Gregorio, endodoncista especializado en traumatismo dental, “es fundamental concienciar a la población de que un diente permanente avulsionado debe reimplantarse en menos de 20 minutos, o al menos colocarlo en un vaso de leche y acudir rápidamente a un odontólogo”.

Formación y protocolo de acción

Para que un implante dental resulte exitoso es necesario seguir un protocolo de acción y actuar con rapidez. Por esa razón, desde la AEDE insisten en la necesidad de formar a todo el personal encargado de supervisar lugares de especial riesgo de caída o lesión. Según Miguel Miñana, presidente de la AEDE, “parte del personal sanitario tampoco conoce los protocolos y para reimplantar un diente, su conservación tras el golpe y el tiempo que transcurre hasta que se pone en manos de un endodoncista es primordial”. 

El protocolo a seguir tras una avulsión consiste en buscar la pieza dental desprendida, evitando tocar la raíz al cogerla. En caso de que la pieza esté sucia, debe lavarse con agua fría durante un máximo de 10 segundos y después volverla a colocar en el alveolo -es decir, en el hueco donde se alojaba el diente-. La persona lesionada deberá sostener la pieza en la posición original ejerciendo presión con un pañuelo o gasa y trasladarse a su centro dental de confianza lo más rápido posible. 

Si la situación impide la colocación de la pieza en el alvéolo, también se puede depositar el diente en un vaso lleno de leche o de suero fisiológico y trasladarlo a la clínica dental. 

Verano, época de traumatismos dentales

El periodo estival supone una mayor prevalencia de las intervenciones relativas a los traumatismos dentales. Las causa de ello son el aumento de las actividades deportivas y al aire libre durante el verano, hecho que incrementa las posibilidades de sufrir un golpe o una caída. 

El uso de protectores bucales puede evitar una mala pasada tanto a niños como a adultos, así como también realizar el uso adecuado de los equipos de protección a la hora de practicar actividades como patinaje o bicicleta.