¿ERES LA CLÍNICA DENTAL REFERENTE EN TU ZONA?

Únete a las clínicas con el exclusivo Sello de Calidad DentalQuality®, que certifica solo a las que son capaces de cumplir con los más altos y estrictos requisitos de calidad. Solicita más información

Resolvemos tus dudas

Endodoncia

La endodoncia es la técnica que se emplea para lo que comúnmente se conoce como “matar el nervio”. Es decir, se trata de extraer la pulpa o nervio del diente, ya sea por dolor, enfermedad o porque éste se ha muerto. Tras su extracción, se limpia y se prepara para rellenarlo con un material inerte.

Es un tratamiento de uso habitual que no provoca ningún dolor, que se realiza con anestesia local y cuyo procedimiento varía de duración (entre 45 y 90 minutos) dependiendo de si se trata de dientes unirradiculares o multirradiculares (una o varias raíces).

Preguntas frecuentes
Una endodoncia es un tratamiento que permite la reconstrucción y rehabilitación de una pieza dental con el fin de conservarla y no tener que extraerla. Es muy importante mantener los dientes naturales siempre que esto sea posible, por lo que la endodoncia es la mejor solución antes que permitir una extracción.
Las lesiones irreversibles en el diente son las que marcan la necesidad de realizar una endodoncia. Algunos de estos casos son caries muy profundas en el nervio, dientes que deben ser retocados para colocar encima coronas o puentes, traumatismos que pueden afectar el nervio, hipersensibilidad en el diente, enfermedades periodontales asociadas o inflamaciones del nervio en dientes ya reconstruidos en varias ocasiones.
El endodoncista inicia el proceso aplicando anestesia sobre la pieza afectada. A continuación, realiza una pequeña cavidad para poder visualizar el canal radicular y la pulpa dañada. Seguidamente, remueve el tejido y ensancha el canal radicular para eliminar la infección mediante irrigaciones. El proceso termina sellando y tapando todo el canal radicular.
Sí, es preciso tener en cuenta que, una vez terminada la endodoncia, será necesario restaurar la pieza en cuanto a su función y apariencia mediante una obturación estética, una reconstrucción o la colocación de una corona. Además, en ocasiones, incluso será necesario combinar la endodoncia con una cirugía periapical o apicectomia.
La endodoncia se realiza en una sola sesión. Sin embargo, y según si la pieza en cuestión está muy dañada, pueden ser necesarias dos o más sesiones.