¿ERES LA CLÍNICA DENTAL REFERENTE EN TU ZONA?

Únete a las clínicas con el exclusivo Sello de Calidad DentalQuality®, que certifica solo a las que son capaces de cumplir con los más altos y estrictos requisitos de calidad. Solicita más información

Todo sobre los brackets

Todo sobre los brackets

Los brackets son el tratamiento más habitual de ortodoncia. Esta especialidad dental se centra en corregir la posición defectuosa de los dientes. La ortodoncia tiene fines tanto estéticos como funcionales. Así, puede conseguir una sonrisa perfectamente alineada, corregir problemas de mordida, falta de espacio… Unos dientes mal alineados pueden alterar la calidad de vida del paciente. Sobre todo en procesos como la masticación o la mordida, incluso el habla.

Una forma de corregir la posición de las piezas dentales es mediante los brackets. Este tratamiento consiste en elementos adheridos a los dientes y unidos con arcos elásticos. Mueven de forma progresiva los dientes hasta que adquieren la posición deseada. Generalmente son metálicos, aunque también hay brackets de porcelana. Estos últimos tienen un aspecto similar al color de los dientes, por lo que son más estéticos. En ambos casos son aparatos fijos. Es decir, aparatos que sólo son manipulables por el odontólogo especializado.

La duración del tratamiento puede variar en función de las necesidades de cada paciente. Normalmente se prolonga de 18 a 24 meses, pero depende de cada caso. Los tratamientos con ortodoncia suelen iniciarse durante la adolescencia. No obstante, los brackets también son habituales en adultos, quienes suelen utilizar los de porcelana, buscando tratamientos más estéticos.

En pacientes portadores de ortodoncia la higiene es muy importante. La limpieza debe ser muy constante, para evitar complicaciones durante el tratamiento. Los brackets generan zonas de acumulación de placa bacteriana. Por ello se recomienda cepillarse los dientes después de cada comida. Conviene hacerlo con un cepillo de cerdas suaves y cepillando desde las encías hacia los bordes. También es aconsejable enjuagarse los dientes con un colutorio que contenga flúor.

Además es fundamental realizar una serie de cuidados para mantener los brackets en buen estado. En este sentido se deben evitar los alimentos duros y pegajosos, ya que pueden dañar los brackets. También es preciso acudir al odontólogo con regularidad para realizar un seguimiento de la ortodoncia.

Después de retirar los brackets, el tratamiento no ha terminado. De hecho se pasa a una parte muy importante: la fase de retención. Esta fase puede determinar el éxito o el fracaso de los brackets. El paciente lleva unos retenedores hechos a la medida de su boca. Estos retenedores ayudan a mantener los buenos resultados conseguidos con la ortodoncia. En general, los retenedores suelen llevarse por las noches. Lo más común es llevar una funda transparente en la arcada superior y un retenedor metálico apenas perceptible en los incisivos.

En las clínicas certificadas son el Sello de Calidad DentalQuality® ofrecen un estudio y seguimiento personalizado, así como las técnicas de ortodoncia más avanzadas. Gracias a los brackets conseguirás lucir una sonrisa bonita y funcional.  

Encuentra tu clínica dental más cercana en nuestro buscador.