¿ERES LA CLÍNICA DENTAL REFERENTE EN TU ZONA?

Únete a las clínicas con el exclusivo Sello de Calidad DentalQuality®, que certifica solo a las que son capaces de cumplir con los más altos y estrictos requisitos de calidad. Solicita más información

Más allá de la estética, cuida tu sonrisa

Más allá de la estética, cuida tu sonrisa

La sonrisa gingival o “gummy smile” afecta al 10% de la población. Es una alteración fisiológica de la posición de la encía al sonreír en la que, como su nombre indica, el paciente enseña una cantidad excesiva de encía al esbozar una sonrisa.

Esta apariencia puede resultar antiestética para el paciente y puede acarrear problemas de salud en un futuro, tal como explicamos en este artículo.

Es importante saber que si al sonreír vemos que enseñamos mucha encía o que nuestros dientes nos parecen muy cuadrados, debemos consultar con un especialista en encías llamado periodoncista para que valore una posible sonrisa gingival. Otros signos a tener en cuenta es si nuestra encía está siempre inflamada y sangra aunque realicemos higienes dentales con frecuencia.

En este caso, si nuestro odontólogo/estomatólogo no encuentra solución, también debemos acudir al periodoncista para que realice un correcto diagnóstico de nuestra encía.

La sonrisa gingival no supone sólo una cuestión estética. Hemos de saber que la encía que se encuentra en exceso no está adherida al diente, sino que se encuentra apoyada sobre él, de manera que con el tiempo se creará un espacio entre la encía y el diente que será colonizado por bacterias, pudiendo provocar caries sobre el diente o bien la inflamación la encía primero y la destrucción del hueso en un segundo paso. Es lo que conocemos como periodontitis o “piorrea”. Es por ello que el correcto diagnóstico y tratamiento de la sonrisa gingival conlleva mejorar nuestra estética y nuestra salud.

En la mayoría de los casos el tratamiento para la sonrisa gingival es muy sencillo. Con una cirugía ambulatoria en la que eliminamos el exceso de encía y, en muchas ocasiones, el exceso de hueso, el paciente puede disfrutar de una sonrisa mucho más bonita y, sobretodo, evitar problemas en un futuro.