¿Qué es la caries del biberón?

odontologia

¿Qué es la caries del biberón?

Tal como su nombre indica, este tipo de caries remite a los pacientes más pequeños y es debido a la acción del azúcar de los líquidos que está en contacto prolongado con los dientes. Son muy habituales circunstancias como dejar al niño que se duerma con el biberón (porque así consigue coger el sueño más fácilmente), o la de mojar el chupete en sustancias dulces (como azúcar o miel) para calmarlo ante un momento de llanto. En estos casos lo que sucede es que el azúcar se queda en los dientes y, entonces, las bacterias de la boca lo convierten en ácido y éste, gradualmente, va reduciendo el esmalte que, en el caso de los dientes de leche, va más rápido porque la densidad es inferior a la de los dientes definitivos.

Bien es cierto que los padres no se dan cuenta de los cambios que provoca la caries en los dientes de los niños hasta cuando tienen más o menos un año, cuando se hacen evidentes unas manchitas blancas en la superficie o bien los dientes tienen un color diferente y, en muchos casos, ya está tan avanzada que la solución es complicada. Y las consecuencias de ello incluyen problemas en la masticación, en el desarrollo del lenguaje, aparecen malos hábitos linguales o labiales, se altera la morfología y posición de los dientes definitivos, pueden llegar a haber problemas y retraso en el crecimiento del niño…

Por eso se recomienda la prevención aquí más que nunca por parte de los padres y eso se puede lograr con algunos cambios en las rutinas anteriormente citadas. Por ejemplo, si el bebé tiene costumbre de tener el biberón en la boca, llenarlo de agua en lugar de leche, y como verá que no le resulta tan delicioso, poco a poco irá perdiendo este hábito. También es cierto que a partir de los seis meses, se le puede dar al bebé los líquidos en vaso en lugar de con biberón y con ello también se va anulando esta mala costumbre. Es importante a estas edades tempranas del bebé, entre toma y toma, acostumbrarse a limpiar sus encías con una gasita húmeda, hasta que él mismo pueda ya cepillarse los dientes.

En el caso de visualizar una posible caries, los padres han de llevar al niño a un odontólogo especializado en pequeños pacientes, el odontopediatra, y será éste el que valorará el alcance de dicha caries. En el caso que el nervio o pulpa no esté afectada, el tratamiento consistirá en eliminar la caries y poner un empaste convencional, pero si la pulpa está afectada, primero se realiza un tratamiento de protección pulpar y se adapta una corona. Y si esto no puede realizarse, se colocará un mantenedor de espacio hasta la erupción de los dientes definitivos.