¿Por qué sangran las encías?

encias-blog

¿Por qué sangran las encías?

Cuando a una persona le sangran las encías durante su cepillado habitual es, obviamente,
muestra de algún problema, llámese falta de determinados nutrientes en el organismo, mala
higiene bucal o síntomas de alguna enfermedad importante. Y si no se busca solución y se
deja que el sangrado persista como un padecimiento rutinario durante el cepillado, éste
puede conducir a alguna consecuencia importante en la salud del paciente.

Una de las principales causas del sangrado de encías es la acumulación de placa en la línea
gingival (conocida como gingivitis), dado que el paciente no logra cepillarse bien esa zona
de la boca y, con el tiempo y el endurecimiento de la placa, esto se convierte en sarro, lo
que incrementa aún más el sangrado y evoluciona hacia una periodontitis, que puede
ocasionar que las encías y los huesos de la boca se debiliten y los dientes acaben cayendo.
También es cierto que el sangrado de encías puede ser motivo de otras causas que no tienen
que ver con el ámbito bucal, como es el caso de sufrir diabetes, cardiopatía, escorbuto,
desnutrición, cambios hormonales, deficiencia de vitamina C o K, trastornos en la
coagulación, leucemia o responder a factores genéticos.

Pero en este caso nos queremos centrar en el caso de la gingivitis que es cuando los tejidos
se inflaman debido a la acumulación de microorganismos en la placa bacteriana, entre otras
causas. A menudo sucede que la persona, al ver que le sangran las encías, procede a dejar
de cepillarse los dientes, cuando es justo lo contrario lo que debe hacerse para evitar que la
situación empeore, ya que es esta rutina diaria la mejor baza para eliminar la placa. Lo que
sí es cierto es que hay que procurar que el cepillado no sea enérgico y menos en una encía
blanda y sensible, siendo recomendable el uso de seda dental en los espacios interdentales
para eliminar restos y placa en aquellas zonas de más difícil acceso.

Ya lo dicen los odontólogos: “Una encía que sangra es porque se queja de algo”. Y la causa
más común (en un 75%) son las enfermedades periodontales y se puede combatir
generalmente con una exhaustiva limpieza diaria dental. Si procuramos mantener a raya ese
hábito, en poco tiempo las encías dejarán de sangrar. No obstante, hay que recordar que en
personas mayores de 35 años es habitual que estas enfermedades sean la causa del sangrado
de las encías que, a su vez, pueden estar relacionadas con otras afecciones graves como
cardiopatías, derrames cerebrales o enfermedades renales.

Por todo ello, al primer síntoma -que en este caso se hace evidente con dicho sangrado- es
muy importante visitar al odontólogo para que haga un diagnóstico de nuestra salud buco
dental y determine si existe posibilidad de problemas periodontales e inicie el tratamiento
correspondiente. Además, no está de más que haga una limpieza profunda de nuestra boca y
nos dé unas pautas detalladas de una correcta higiene que luego aplicaremos diariamente.