Papel de la fisioterapia facial

problemas-temporomandibulares-blog

Papel de la fisioterapia facial

La fisioterapia es un método curativo de dolencias y trastornos basados en tratamientos naturales o mecánicos aplicables a cualquier parte del cuerpo, y en el caso odontológico pasa a llamarse fisioterapia facial por cuanto afecta a la parte termomandibular. La conocida como articulación termomandibular (ATM), como su nombre indica, está relacionada con la mandíbula y el hueso temporal, ambos unidos por un disco articular cuyo funcionamiento se desarrolla de forma paralela y sincronizada, tanto la parte derecha como izquierda de nuestra cara; sólo así su función es correcta.

Pero puede suceder que determinadas enfermedades derivadas de problemas dentales hagan aumentar la presión dentro de la ATM llegando a deformar el hueso, destruir el disco interarticular o lesionar sus ligamentos. Yendo más allá incluso, cabe decir que la degeneración de la ATM puede originar artrosis y el síndrome de disfunción cráneo-mandibular. Por ello es tan importante identificar a tiempo aquellos síntomas que conllevarían un tratamiento odontológico combinado en mayor o menor medida con la fisioterapia facial, destacando el bruxismo, los bloqueos mandibulares en apertura o cierre, ruidos al abrir y cerrar la boca, dificultad para masticar o hablar, cambios en la mordida, rigidez o cansancio en los maxilares, dolor miofascial, frecuencia de cefaleas y migrañas, dolores en cuello, cervicales, espaldas… En estos casos, hay que acudir al odontólogo para que evalúe el síntoma y determine el tratamiento personalizado más adecuado que partirá siempre de la fisioterapia facial como forma de mantener, optimizar y potenciar el movimiento de la ATM por medio de técnicas para controlar el dolor, aumentar la movilidad articular, reequilibrar la fuerza de los músculos y lograr una correcta higiene postural.

Muchos pacientes sufren dolencias en esta parte de su cuerpo y no saben que existe este tratamiento tan localizado que trabajan conjuntamente el odontólogo y el fisioterapeuta. Pero, además de para los síntomas anteriormente enumerados, también se aplica esta técnica para antes y después de las cirugías maxilofaciales con el fin de disminuir la inflamación y el dolor. Situaciones como el estrés, la tensión ante ciertas situaciones, etc. también pueden ocasionar determinadas contracturas, molestias y desgastes, tanto de huesos como de músculos y articulaciones.

El tratamiento de fisioterapia facial consiste en aplicar calor local para relajar la zona afectada y mejorar la circulación. Con el mismo fin también se llevan a cabo masajes e incluso se opta por ejercicios faciales de menos a más activos que consisten en realizar movimientos de expresiones comunes (arrugar la frente, sonreís, abrir y cerrar ojos, levantar el labio superior, etc.). Para estimular la función sensitiva se recomienda Propiocepción y el llamado Biofeedback consiste en reeducar el ámbito neuromuscular facial. Todo ello se ha de complementar con tratamientos en casa controlados por el propio paciente frente al espejo.