La fluorosis dental, un problema estético y funcional

limpieza-dental-blog

La fluorosis dental, un problema estético y funcional

La estética dental juega un papel cada vez más importante cuando se trata de evaluar la apariencia facial. El rostro está lleno de elementos que son la principal vía de transmisión de nuestras sensaciones: la mirada, la sonrisa, el color de las mejillas… Y también tienen un papel clave en la percepción de los sentidos. Los dientes son aquello que más mostramos a los demás, y no sólo cuando reímos, sino también con el simple hecho de hablar. Su apariencia determina la imagen que ofrecemos a los demás de nosotros mismos. Y los defectos, imperfecciones y anomalías estéticas son una barrera para ello, puesto que crean inseguridades y complejos. La fluorosis dental es uno de los problemas más comunes. ¿Qué es exactamente?

La fluorosis dental es una enfermedad frecuente entre los niños, y suele producirse por una ingesta excesiva de flúor. Aunque este mineral es esencial para proteger los dientes contra el ácido que se genera en la boca y para prevenir la caries dental, un consumo demasiado elevado del mismo puede provocar problemas estéticos en el esmalte. La principal manifestación de este problema son manchas marrones en la superficie de los dientes. Los tipos más comunes de fluorosis dental sólo suponen un problema estético, pero no afectan a la a función del diente ni tampoco causan dolor. Si el paciente presenta una situación grave, sí que podrían ocasionarse problemas de carácter funcional.

Las bebidas fluoradas, los alimentos procesados con agua fluorada, la pasta dental y otros productos para el cuidado bucal y los suplementos de flúor y el fluoruro tópico son las principales fuentes de este mineral. La mayor parte de pacientes presentan un grado muy leve o leve de fluorosis dental, que se manifiesta como marcas blancas sobre el esmalte. Hay pocos casos moderados, que presentan los mismos efectos que los leves pero que afectan a una mayor parte del diente. La fluorosis dental grave es muy poco común. Si ocurre, el esmalte puede tener picaduras y manchas marrones.

Así pues, la fluorosis surge por una ingesta excesiva de flúor cuando los dientes aún se están desarrollando, por lo que suele suceder antes de los 8 años de edad. La mejor manera de evitarla es que los padres supervisen el cepillado dental de sus hijos, de manera que no utilicen demasiado dentífrico y, por otro lado, que tomen la cantidad adecuada de enjuague bucal. Los dentistas de las clínicas con sello de calidad DentalQuality® pueden ayudarte: pondrán a tu disposición los consejos más útiles para evitar este problema y seguirán la evolución de los dientes de tu hijo de forma constante y controlada. Para mantener unos dientes sanos y bonitos durante toda la vida, es preciso visitar al odontopediatra cuanto antes.