¿Cómo prevenir la recesión gingival?

encias-blog

¿Cómo prevenir la recesión gingival?

Muchos hombres comienzan a preocuparte por la recesión del pelo a medida que envejecen. Pero existe otro tipo de recesión mucho menos conocida pero igual de preocupante que, además, afecta tanto a hombres como mujeres. Hablamos de la recesión gingival, un problema que se da en la línea de las encías y que puede provocar serias complicaciones dentales.

La recesión gingival ocurre cuando las encías y los huesos que sujetan el diente empiezan a retraerse. Esta situación se produce de manera natural a medida que envejecemos, pero existen varios aspectos que pueden acelerar este procedimiento: un cepillado agresivo, una higiene inadecuada, el bruxismo o la enfermedad periodontal, son los principales causantes de este problema.

De no tratarse, la recesión de las encías deja expuestas las raíces, lo que puede ser muy doloroso y provocar sensibilidad al frío y al calor. Además, las raíces expuestas también son propensas a desarrollar caries dentales radiculares, pudiendo comportar la pérdida dental.

¿Cómo prevenir la recesión gingival?

Como comentaremos más adelante, el único tratamiento posible para la recesión gingival es muy invasivo, de modo que te aconsejamos prevenir este problema mediante varios simples consejos:

  • Reducir la acumulación de placa: la retracción gingival puede estar provocada por la enfermedad periodontal, un problema que ser produce por culpa de la acumulación de placa. Mantener una buena higiene dental y recibir limpiezas profesionales regularmente te ayudará a eliminar la placa que se acumula a diario en tu sonrisa.
  • Cepillarte los dientes correctamente: ¿sabías que cepillarte los dientes demasiado fuerte puede ser un problema? Para prevenir la recesión de las encías, elige un cepillo con cerdas blandas y aplica una presión moderada.
  • Considera la utilización de una férula nocturna: el apretamiento o rechinamiento de los dientes pueden provocar la recesión de las encías. Pregúntale a tu dentista por esta situación si sufres bruxismo.
  • Visita a tu dentista dos veces al año: las visitas regulares al dentista son claves para mantener los dientes y las encías sanos y frenar la recesión de encías cuando muestre el primer síntoma.

Tratamiento para la recesión gingival

Mientras que hay muchas maneras de frenar la retracción gingival, una vez se ha dado es muy difícil de curar. En caso que la recesión sea muy extensa, la única alternativa es la cirugía periodontal para realizar injertos de encía. Teniendo en cuenta la dificultad de este tratamiento, queda claro que la mejor alternativa es prevenir el problema para evitar así todas sus dañinas consecuencias.

Si te preocupa la recesión de tus encías, llama ya a la clínica dental con el sello de calidad DentalQuality® que tengas más cercana y pide una cita con tu odontólogo de confianza.