Tratamientos ante el desgaste dental

higienista-dental-blog

Tratamientos ante el desgaste dental

Antes de hablar de los tratamientos, es importante explicar un poco en qué consiste el desgaste dental y cuáles son las causas que lo provocan. De hecho, el desgaste dental es un proceso natural de envejecimiento de las piezas que cada persona sufre con el paso del tiempo. No obstante, puede darse el caso de sufrir desgaste dental antes de tiempo, por decirlo de alguna manera, llamándose desgaste prematuro y éste es debido a determinados factores de la rutina de cada individuo, pudiendo llegar a representar un grave problema que precisa de un tratamiento dental concreto. Cabe destacar que, según odontólogos europeos y americanos, cada vez se dan más casos de este tipo de desgaste “en el mundo desarrollado” y el estrés es una de las causas principales.

El desgaste se caracteriza por la pérdida de superficie del esmalte dental y los síntomas más frecuentes son sensibilidad dentaria, transparencia de los bordes de los dientes, fracturas de dientes, piezas cortas o achatadas, etc.

Una de las consecuencias más conocidas del desgaste dental es el bruxismo, es decir, el efecto de apretar o hacer rechinar los dientes, habitualmente durante la noche. Pero existen otros motivos como es la ingesta excesiva de ácidos (bebidas carbonatadas, zumos de frutas, vino, etc.), conocida como erosión ácida y posee una capacidad destructiva considerable del esmalte. Otra causa que provoca este tipo de erosión es el cepillarse inmediatamente después de tomar algún alimento de estas características; siempre se recomienda dejar pasar unos minutos. El hecho de estar comiendo sin parar a lo largo del día también provoca esta citada erosión, porque no se da tiempo al cuerpo para neutralizar la acidez que se produce después de comer. Así, pues, la alimentación es un factor muy importante en estos procesos. Una tercera causa sería el desgaste por fricción, es decir, por cepillarse los dientes de forma demasiado intensa o con un cepillo muy duro, haciéndose evidente debido al sangrado de las encías.

Los tratamientos pueden variar dependiendo del tipo de causa que provoca dicho desgaste. En el bruxismo, es suficiente el hecho de dormir con una férula de descarga. Para los casos de erosión ácida, es fundamental la consulta con un médico que controle la dieta alimenticia. Si el problema se deriva del cepillado, hay que procurar cambiar el modo de hacerlo y buscar incluso un cepillo de cerdas más suaves.

Siempre previa consulta odontológica, el desgaste del esmalte puede recuperarse con la colocación de unas láminas de porcelana que no necesitan ni tallar ni reducir los dientes y que ayudarán a reponer la forma, textura y color de las piezas, incrementando su fuerza y resistencia. Si el proceso de desgaste dental es muy profundo, se recurre a fundas o coronas que sí requieren de una intervención dental. En cualquier caso, son fundamentales las visitas regulares a la clínica para llegar a prevenir este proceso de desgaste que, muchas veces, no controlamos nosotros mismos.