¿Por qué es tan importante acudir al dentista?

¿Por qué es tan importante acudir al dentista?

Acudir al dentista con regularidad es muy importante para mantener una buena salud bucodental. Muchos pacientes van a la consulta del odontólogo sólo cuando sienten algún tipo de molestia, o inflamación o sangrado de las encías. Pero la realidad es que todas estas complicaciones orales pueden prevenirse con visitas frecuentes al dentista.

Visitar al odontólogo es importante en todas las etapas de nuestra vida, para mantener los dientes y las encías sanos durante más tiempo. Los pacientes que acuden con menos regularidad al dentista son los adultos. En cambio los jóvenes son los que hacen más visitas, ya que en esta etapa es cuando se suelen comenzar tratamientos como la ortodoncia.

Además de la edad, hay otros factores que condicionan las visitas al odontólogo. Muchos pacientes experimentan episodios de odontofobia, que provoca el retraso de muchas visitas. No obstante este tipo de fobia es más común durante la infancia.

¿Por qué es tan importante acudir al odontólogo?

Hay diversas razones:

  • Prevención oral: realizar una buena prevención oral es básico para evitar el desarrollo de patologías como la caries y la gingivitis. Si bien el primer paso es una buena rutina de limpieza, también es importante acudir al dentista. De hecho, muchas patologías orales presentan unos primeros síntomas poco perceptibles a simple vista. Una detección a tiempo es clave para un buen tratamiento, algo que se puede conseguir en la consulta.
  • Rutina de higiene: el odontólogo puede detectar carencias en nuestra higiene oral. Es muy recomendable realizar una higiene dental profesional una vez al año, ya que ayuda a mantener los dientes y las encías sanas durante más tiempo.
  • Seguimiento: en caso de someterse a tratamientos como la ortodoncia, es fundamental acudir al odontólogo para realizar un buen seguimiento. También es importante acudir después de los tratamientos, para un buen mantenimiento de los resultados.

Lo más recomendado es acudir al dentista una vez cada seis meses. Las clínicas certificadas con el Sello de Calidad DentalQuality® realizan un estudio individualizado para personalizar al máximo los tratamientos. El eje de los tratamientos es el bienestar del paciente, por encima de la rentabilidad económica. De este modo se obtienen los mejores resultados con la sonrisa del paciente.