salud bucodental Tag

¿Te sangran las encías? Para que todo el mundo lo entienda, podemos decir claramente que cuando sangran las encías es que hay algún problema. Pese a lo que se pueda escuchar alguna vez, el sangrado de encías no es lo normal, no es positivo, y siempre indica alguna enfermedad que afecta la salud bucodental. ¡Afecta a tu salud en general! 

Es cierto que a veces pueden sangrar las encías tras un episodio concreto como el mordisco a un alimento muy duro, o que también es habitual el sangrado durante procesos hormonales asociados a la menstruación, la pubertad e incluso la menopausia. Pero en el resto de ocasiones, si sangran nuestras encías nos están indicando que están sucias e inflamadas. 

Esa falta de higiene bucal y la posterior inflamación son señales de dos posibles enfermedades. Una más leve, como es la gingivitis y otra más grave, la periodontitis, que al fin y al cabo es la evolución de la primera. 

La gingivitis es fruto de la presencia de bacterias en la zona entre el diente y la encía. Un problema que va más allá de la estética, ya que supone un debilitamiento de las encías, su inflamación y el posterior sangrado. 

Es algo que sencillamente solucionaremos con unas técnicas de limpieza adecuadas. Pero en el caso de que no hagamos eso, el problema irá a más, hasta convertirse en un caso de periodontitis, en el que las bacterias ya afectan a la raíz de los dientes y al hueso. Un problema más doloroso, más costoso y con peor remedio, ya que puede concluir con la pérdida de alguna pieza dental.

Para evitar llegar a esta situación, los expertos odontólogos de DentalQuality® queremos darte unos consejos claves para librarse del sangrado de tus encías:

4 consejos para que dejes de decir que me sangran las encías 

El consejo básico para cuidar tus encías es mantener la mejor higiene bucal posible. Así que te vamos a indicar cómo llevarla a cabo. 

  • Cómo hacer el cepillado diario: Los dientes hay que cepillarlos después de cada comida. Pero no solo consiste en cepillar sin más. Tiene que ser una acción efectiva. Es decir, debemos invertir al menos dos minutos en él. Y prestando especial atención a la zona más conflictiva que es la unión entre los dientes y las encías.
  • Para ello colocar el cepillo en un ángulo de 45 grados y así aplicarlo de forma suave y rotatoria en esa zona. Y mucho mejor si primero nos limpiamos toda la dentadura, por delante y por detrás, usando la mano derecha, y después la izquierda, ya que así cambiamos los giros y la posición del cepillo llegando a distintos puntos. Y pon especial atención a tu pasta de dientes, ¿es la mejor para tu salud bucodental?
  • Usar la seda dental: Tras el cepillado, al menos en el de la noche, hay que repasar los espacios interdentales con la seda dental. El mejor aliado para evitar la placa bacteriana que acaba atacando a las encías.
  • Limpiar sin miedo: El motivo de un sangrado de encías nunca es por un cepillado agresivo ni por el uso de la seda dental. Si sangran las encías es por otro motivo, así que nunca dejar la cuestión de la limpieza bucal por esta razón, ya que contribuiremos a agravar el problema.
  • Acude al dentista: Si el sangrado de encías persiste, pide cita en tu dentista de confianza. Él puede proceder a una limpieza más profunda, y recomendarte las mejores herramientas para enfrentarte a este problema antes de que no tenga remedio.
  • Es decir, los odontólogos te podemos recomendar el mejor cepillo, la mejor pasta dentífrica que siempre llevará flúor, e incluso el colutorio más apropiado para tu problema.

¡No lo dudes, si sangran tus encías, ve al dentista y ponle freno antes de que se convierta en un problema mayor!

 

Encuentra tu clínica certificada

El mal aliento o halitosis es uno de esos problemas que ninguno que queremos sufrir. Y mucho menos en ciertas situaciones, desde una entrevista de trabajo hasta una cita romántica. Un mal aliento puede convertir en un desastre a ambas situaciones. Así que para que puedas evitarlo, los especialistas en salud bucodental de DentalQuality® te queremos hablar de las causas de la halitosis y cómo puedes combatirla.

Lo primero que debes saber es que de cada cuatro casos de mal aliento, tres tienen origen justamente en la boca. Y únicamente uno se puede deber a infecciones nasales, problemas gástricos o enfermedades severas de las encías. Así que el primer trabajo como dentistas consiste en determinar la causa del mal aliento, de manera que le podamos poner remedio. A continuación te indicamos algunas de las causas que lo provocan:

  • La mala higiene oral
  • Enfermedades bucales
  • Factores externos como ciertas comidas y bebidas
  • Infecciones respiratorias
  • Boca seca debido a ciertos tratamientos médicos
  • Enfermedades sistémicas como la diabetes o problemas de hígado entre otros

Una vez que determinamos la causa del mal aliento, ya podemos intervenir para aplacarlo. Eso sí, en los últimos motivos poco podemos hacer los dentistas salvo recomendar ciertas soluciones temporales, pero no definitivas, como algunos colutorios o chicles contra el mal aliento.

6 consejos contra el mal aliento

Como en tantos y tantos casos relacionados con la salud bucodental, el mejor consejo que os podemos dar está vinculado con la prevención, y por tanto con la higiene bucal. Y os lo vamos a razonar.

  • Un buen cepillado de dientes: En un altísimo porcentaje, el mal aliento está relacionado con los restos de comida que se quedan entre nuestros dientes y encías. Esos restos a la larga no solo van creando bacterias que amenazan con la gingivitis, sino que también desprenden mal olor que es nuestra halitosis. Así que invertir al menos dos minutos en un buen cepillado de dientes y de nuestra lengua es la mejor herramienta para luchar contra el mal aliento. 
  • Usar la seda dental: El imprescindible complemento del cepillado de dientes es la seda o hilo dental. Ella es la encargada de eliminar esos resquicios de alimentos que se instalan en los espacios interdentales, los cuales, por minúsculos que sean, se convierten en los causantes de ese mal aliento tan desagradable.  
  • Cuidado de las dentaduras postizas: Al igual que los dientes naturales, también las dentaduras postizas sucias pueden generar mal aliento. Así que su limpieza diaria es obligada. 
  • Tratamientos para enfermedades bucodentales: Si vuestro mal aliento se debe a enfermedades como la gingivitis o la periodontitis, solo hay un remedio para solucionarlo: que esas enfermedades las trate vuestro dentista. 
  • Beber mucha agua: Una boca seca por deshidratación o por una incorrecta respiración bucal no genera saliva, y la saliva crea por sí misma sustancias que combaten el olor del mal aliento. Así que lo mejor es comer algo cada cierto tiempo y beber mucha agua. Ya de paso, así puedes comprender porque huele mal el aliento al levantarnos, ya que son muchas horas sin comer ni beber y con una salivación deficiente. No obstante, esta halitosis transitoria se soluciona rápidamente.  
  • Evitar ciertos productos: También es un mal aliento transitorio el que producen algunos alimentos como el ajo o la cebolla. Por no hablar del café, el tabaco o el alcohol. Todos estos generan un mal olor que pasará por sí solo, o que podemos combatir de forma inmediata con algún chicle que nos haga salivar y refresque nuestra boca. 

Nuestro último consejo es que si tienes un mal aliento constante, analiza bien cómo te limpias diariamente los dientes. Y si piensas que lo haces bien y de la forma correcta, visita a tu dentista para que identifique el porqué de tu halitosis.

¿No sabes a dónde acudir para una consulta? Encuentra tu clínica certificada

Al empezar un nuevo año solemos establecer una serie de objetivos que nos ayuden a tener una vida más sana y a gusto con nosotros mismos. Sí, hablamos de esa lista de propósitos en la que incluímos todo aquello que debemos hacer sí o sí, hoy o nunca. Ir al gimnasio, mejorar nuestra dieta para deshacernos de unos cuantos kilos de más, aprender inglés, realizar un gran viaje… ¡no debemos olvidarnos de la salud bucodental como un propósito para 2019.

La salud dental es básica para nuestro bienestar y debe iniciarse en la infancia. Las enfermedades bucales no tratadas, pueden tener un gran impacto sobre la calidad de vida de nuestra vida y la gran mayoría pueden prevenirse. Si durante el paso de los años no hemos prestado atención a nuestra salud oral, la llegada del año nuevo es un buen momento para hacerlo porque no hay mejores dientes que los nuestros, y por lo tanto, no está mal incluir en nuestros propósitos podemos algunas acciones que además, mejorarán nuestra sonrisa.

Los mejores propósitos de salud bucodental según los ortodoncistas de DentalQuality® 

  • Mejorar la dieta: Los alimentos que ingerimos repercuten directamente a nuestros dientes. Mantener una dieta sana con bajos niveles de azúcar ayudará a mantener unos dientes sanos. El azúcar facilita la aparición de caries y afecta al esmalte de los dientes.
  • Reducir o eliminar el consumo de alcohol y tabaco: Es bien sabido lo peligroso que es el tabaco así como el alcohol para la salud de nuestra boca. Si bien no es un pecado beber una cerveza al día, hay que ser conscientes de las consecuencias que conlleva abusar de estos productos. Tanto el alcohol como el tabaco propician graves enfermedades.
  • Higiene bucal: Uno de los básicos para una buena salud dental es el cepillado de dientes, recuerda, al menos dos veces al día. Este ritual va acompañado del uso de seda dental y enjuague bucal. No encontrarás mejor medida de prevención que esta.
  • Visitar a tu dentista: A pesar de seguir una buena rutina de higiene bucal, debemos ser atendidos por profesionales y prevenir posibles enfermedades. Un buen propósito para el año nuevo es no olvidarse de la revisión con el dentista, al menos dos al año.
  • Cuidar el nivel de estrés: El trabajo y el nivel de vida acelerado puede llevarnos a altos niveles de estrés. Esto lo acabamos pagando con nosotros mismos con una mala dieta, no dormir horas suficientes o mordiéndonos las uñas y apretando nuestros dientes unos contra otros. Es un buen momento para proponerse cuidar más de uno mismo y no morderse las uñas. Reducir el estrés es sumar a una sonrisa sana.
  • Un tratamiento de limpieza bucal: Finalmente, para gozar de una  buena salud bucal es recomendable hacerse un tratamiento de limpieza bucal al año. ¡2019 es el año! Más allá de nuestros hábitos de higiene bucal, siempre pueden quedar restos de alimentos o bacterias en los dientes. Con una limpieza ayudamos a prevenir posibles enfermedades así como mantener un buen aliento, dientes limpios y encías sanas.

La salud bucodental debe estar en tu lista de propósitos para 2019, te ayudará a mejorar tu salud, pero también a tener mayor confianza en nosotros mismos y una mejor relación con la salud de nuestro cuerpo.

Me interesa una limpieza dental

Cada vez son más los pacientes que toman conciencia de los beneficios del flúor para la salud bucodental. Hay muchas maneras de incorporar el flúor a la salud oral: pasta fluorada, colutorios… Pero también hay otras formas, como algunos mariscos y frutas e incluso agua fluorada. ¿Por qué es tan importante el flúor para la salud bucodental?

(más…)