Tabaco y salud bucal

dolor-dental-blog

Tabaco y salud bucal

El consumo de tabaco es un hábito que, desgraciadamente, está aún muy extendido entre la población. Sabemos que es extremadamente perjudicial para la salud en general y que, hoy en día, supone la primera causa prevenible de muerte prematura. Estudios recientes auguran que en el año 2020 el tabaco estará relacionado con 10 millones de muertes, sobre todo en los países que aún se encuentran en proceso de desarrollo. El Instituto Nacional de Estadística (INE) apuntó en el período 2011-2012 que 1 de cada 3 adultos españoles es fumador habitual. Y no sólo afecta al organismo en términos generales (se asocia a muchas enfermedades frecuentes en nuestra época), sino que repercute especialmente en la salud bucal.

Sabemos que la boca es la puerta de entrada del humo del cigarrillo, por lo que irrita directamente las mucosas de su interior. Además de enfermedades específicas asociadas al tabaquismo, este hábito perjudica el proceso de cicatrización de las heridas en la boca, crea mal aliento (halitosis) y dificulta la extracción de dientes. Las clínicas con sello de calidad DentalQuality® intentan concienciar a sus pacientes de lo dañino que el tabaco puede llegar a ser.

Las consecuencias más severas del tabaquismo

De entre las distintas consecuencias que hemos expuesto, destacan las patologías que pueden desarrollarse en la boca. La enfermedad periodontal y el cáncer oral, además de ser perjudiciales por sí mismos, pueden repercutir a otras zonas del organismo. Veamos qué relación específica guardan con el tabaco:

  • El tabaco y la enfermedad periodontal: el tabaquismo es uno de los principales causantes de la acumulación de placa bacteriana en la boca y, por consiguiente, del desarrollo de la enfermedad periodontal. Además, favorece la reducción y la alteración de las defensas inmunológicas del cuerpo frente a los patógenos de esta afectación. Cuando tabaco y periodontitis están asociados, el síntoma por antonomasia (se ha dado en la mayoría de los casos) es la destrucción de los tejidos de soporte de los dientes, que conduce a la pérdida de hueso y, finalmente, a la caída de las piezas dentales.
  • El tabaco y el cáncer oral: muchos son los estudios que han demostrado que los pacientes fumadores presentan un riesgo de tres a cinco veces mayor de padecer cáncer oral que los pacientes no fumadores. Junto con el alcohol y ciertas deficiencias nutricionales, el tabaco es la principal causa de esta severa enfermedad. La lesión típica que podemos encontrar son las leucoplasias, unas placas blanquecinas que crecen constantemente y no pueden desprenderse de la boca.

El tabaco y el riesgo de padecer enfermedades severas de carácter general o bucal están directamente asociados. Si lo que quieres es velar por tu salud, lo mejor que puedes hacer es abandonar el hábito lo antes posible y de forma definitiva.