Salvar los dientes naturales con la ayuda del periodoncista

waterpik-blog

Salvar los dientes naturales con la ayuda del periodoncista

Cambios bruscos de temperatura, bacterias, ácido o restos de comida… Los dientes naturales están expuestos a muchos factores que facilitan su deterioro, de modo que mantenerlos completamente sanos puede llegar a ser un reto. Sin embargo, una buena higiene dental y en casos más severos la ayuda del periodoncista pueden ser clave para salvar nuestros dientes naturales y mantenerlos durante mucho tiempo.

Así, existen varias amenazas para el deterioro e incluso la pérdida de los dientes naturales. Los golpes o traumatismos, por accidentes o por la práctica de alguna actividad, pueden ocasionar la fractura o pérdida de algún diente de forma brusca.

En cambio en el caso de las enfermedades periodontales, otra gran amenaza, la pérdida es más progresiva. Por ello, es importante detectar los síntomas a tiempo. Este tipo de enfermedades se deben a la acumulación de placa bacteriana en la boca y la más destacada es la gingivitis, una inflamación leve de la encía que conlleva enrojecimiento, sangrado e incluso mal aliento. Generalmente, se puede tratar con una limpieza profesional. Pero la evolución de una gingivitis sin tratar da lugar a la periodontitis, una infección grave que puede causar la destrucción del hueso y la pérdida de alguno o incluso todos los dientes. Si se llega a este punto, es posible que la solución sea reemplazar las piezas demasiado deterioradas por implantes o prótesis dentales.

Es fundamental acudir al odontólogo regularmente para poder detectar y detener la enfermedad en sus primeras fases y evitar así la pérdida de los dientes naturales.

La dieta también es otro factor importante, ya que debe ser equilibrada y moderada respecto alimentos dañinos para nuestros dientes, como el azúcar. Además, se deben evitar hábitos como el tabaquismo, que deteriora el esmalte y puede generar infecciones con más facilidad.

En todos estos casos el periodoncista puede sustituir unos dientes muy deteriorados o ausentes por prótesis dentales, que tengan un aspecto igual y funcionen del mismo modo que los dientes naturales. Sin embargo, siempre que sea posible es preferible mantener las piezas originales. En las clínicas certificadas con el Sello de Calidad DentalQuality® encontrarás un tratamiento personalizado y adaptado a tu caso, para decidir cuál es la mejor solución.

De este modo el periodoncista valorará qué tratamiento aplicar en función del diagnóstico del paciente. Algunas de las técnicas más comunes son el raspado y el alisado radicular, mediante las cuales el periodoncista puede eliminar la placa acumulada bajo las encías. En ocasiones, el tratamiento periodontal también puede conllevar una pequeña intervención quirúrgica para salvar los dientes naturales.

Después del tratamiento periodontal, un buen mantenimiento de la boca es básico. Para ello es recomendable visitar al dentista regularmente, además de mantener una buena higiene bucal, para evitar la acumulación de bacterias y lucir una boca sana con dientes naturales.