Relación entre enfermedades periodontales y cardiovasculares

endodoncia-blog1

Relación entre enfermedades periodontales y cardiovasculares

Sabemos que el estado de nuestra boca está directamente relacionado con la salud de nuestro cuerpo en general. La odontología y la medicina son dos disciplinas que colaboran entre ellas, que están siempre ligadas la una con la otra. Ya sea por cuestiones positivas, o bien negativas, como la que ahora nos atañe. Muchos son los estudios que, hasta ahora, han demostrado la relación entre las enfermedades periodontales (la gingivitis y la periodontitis) con las patologías cardiovasculares. De hecho, una investigación reciente ha indicado que los pacientes con las encías infectadas tienen entre un 25% y un 50% más de riesgo de padecer un trastorno cardiovascular.

Pero la relación entre estas patologías no es para nada casual, tiene una explicación científica fundada. No cabe duda que el cuidado de la salud periodontal puede ayudar al paciente a preservar una buena salud cardiovascular, pero ¿por qué? A lo largo de los últimos quince años se ha llevado a cabo un gran esfuerzo de investigación, común entre la disciplina médica y odontológica. Los resultados de numerosos estudios han apuntado asociaciones significativas entre ambos grupos de enfermedades pero, aunque no debemos descuidar nunca la higiene oral, tampoco hay que alarmarse. Estas asociaciones no son severas, más bien moderadas.

La gingivitis y la periodontitis se generan cuando, normalmente por falta de limpieza, se acumulan bacterias en la boca, que forman placa y sarro. Esta acumulación de pequeños organismos va evolucionando hasta provocar infecciones que, de afectar el hueso de soporte de los dientes, pueden incluso provocar su caída. Cuando se han generado estas infecciones, tenemos ante nuestros ojos una enfermedad periodontal en toda regla, que libera en la sangre una gran cantidad de factores inflamatorios que, siguiendo su curso, pueden depositarse en diferentes órganos.

La presencia de estas bacterias en los vasos sanguíneos provoca que el organismo libere una serie de mediadores que intentan proteger su “invasión”. De entre ellos, se encuentra la elevación y acumulación de colesterol, que puede causar eventos aterotrombóticos y, por lo tanto, enfermedad coronaria. Como explica un artículo de la prestigiosa revista Gaceta Dental, “también se ha demostrado que el patrón de altos niveles de dimetilarginina asimétrica y la proteína C reactiva se asocia con altos índices de enfermedades periodontales y son un predictor útil para los futuros eventos cardiovasculares en gran parte de la población”.

Las clínicas con sello de calidad Dental Quality® quieren recordar que mantener una buena higiene oral es crucial para proteger la boca, pero también el organismo en general. Gracias a una buena técnica de cepillado es posible combatir la relación entre enfermedades periodontales y cardiovasculares.