Raspado y alisado radicular, una boca más limpia

dentalquality-como-conseguir-una-sonrisa-de-cine

Raspado y alisado radicular, una boca más limpia

Mantener la boca limpia es primordial para asegurar la estética de la sonrisa y evitar enfermedades comunes, como la caries dental o la gingivitis. Aunque la higiene oral en casa es crucial, no es suficiente para evitar la acumulación de restos de alimentos entre los dientes, ni tampoco para eliminar el sarro. Las limpiezas dentales profesionales periódicas son esenciales para conseguir una boca más limpia. El raspado y alisado radicular son procedimientos que eliminan la placa, las pigmentaciones y otros depósitos orgánicos de las superficies dentarias. ¿Cómo funciona este procedimiento? ¿Qué ventajas me aporta? Las clínicas con sello de calidad Dental Quality® resuelven todas tus dudas.

En primer lugar, cabe destacar que este tratamiento está especialmente indicado para prevenir y tratar la enfermedad periodontal, pero también para mantener la salud de los tejidos de soporte de los dientes. Actúa como solución, pero también como mantenimiento. El raspado y alisado radicular es una limpieza profunda que suele realizarse bajo anestesia local y utilizando utensilios específicos, como curetas o fresas de pulido especiales. Con estos instrumentos y una correcta técnica del profesional, se consigue una desinfección y desinflamación de los tejidos y se recupera el estado saludable de las encías. El tratamiento tiene dos fases:

  • Raspado radicular: se inicia con un examen completo de la boca del paciente. El dentista utiliza un aparato especial para remover la placa bacteriana y el sarro que se encuentra en la superficie de los dientes y debajo de la línea de la encía. Así, retira aquellos residuos que han provocado la inflamación o infección de los tejidos blandos (gingivitis).
  • Alisado radicular: incluye el raspado de la raíz del diente para reducir la inflamación de las encías. El profesional alisa y limpia las áreas irregulares para evitar que se vuelva a acumular sarro en la misma zona.

El raspado y alisado radicular puede doler, sobre todo si existe una gran inflamación. Para evitar la sensibilidad y las molestias en la zona, el dentista puede suministrar anestesia local al paciente, o recomendar el uso de cremas dentales desensibilizantes. Para obtener los resultados óptimos, este tratamiento puede requerir más de una visita a la clínica dental. Si el paciente tiene periodontitis avanzada, el raspado y alisado radicular se realizará primero, y después la cirugía periodontal.

Cuando el paciente acude al consultorio a por una limpieza dental profunda, puede aprovechar para preguntar sobre la técnica de cepillado más adecuada, y plantear dudas sobre higiene dental, si las tiene. Los dentistas de las clínicas DentalQuality® te recomendarán los pasos y los productos más adecuados para tu caso en concreto.