¿Qué puedo comer con ortodoncia?

las-mejores-clinicas-dentales-son-miembro-de-sello-de-calidad-dentalqualityjpg[1]

¿Qué puedo comer con ortodoncia?

Comer con brackets

Qué puedo comer con ortodoncia y qué no son las principales preguntas que realizan todas las personas que se someten a este tipo de tratamiento destinado a alinear los dientes y, por tanto, tener una mejor salud bucodental y una sonrisa más bonita. En primer lugar y, sobre todo, durante los primeros días posteriores a la colocación de los aparatos, es imprescindible evitar los alimentos duros y aquellos con una textura pegajosa como los chicles, ya que estos pueden engancharse en los brackets.

La fruta, además de ser un elemento esencial en cualquier dieta saludable y equilibrada, es muy adecuada para las personas con ortodoncias. Sin embargo, cuando se trata de frutas duras como por ejemplo, la manzana, es recomendable cortarlas en trozos pequeños y proceder a masticarlas con los molares y los dientes posteriores ya que, de no ser así, puede resultar bastante dificultoso comerlas. Este problema no existe cuando se trata de frutas blandas como las fresas, las naranjas o los arándanos. Por otro lado, es recomendable evitar aquellas ácidas tales como el pomelo o el limón ya que es posible que dañen el esmalte dental.

Fuente: https://youtu.be/q8EXyQjnN8A, Dra. Carmen García

Las verduras también se pueden comer con ortodoncia sin problema y, además, son una fuente inagotable de minerales y vitaminas que ayudarán a que el proceso de alineación se produzca más rápidamente. En este sentido cabe destacar que, para facilitar su ingesta, es recomendable cocerlas previamente para que estén más blandas. Lo mismo puede decirse de las legumbres. Sin embargo, las cortezas de pan o los cereales sin moler no deben formar parte de la dieta pues no es raro que se enganchen a los braquets.

Los productos lácteos son, por lo general, perfectos para las personas que se han sometido a una ortodoncia. A pesar de ello, hay algunos tipos que es preferible evitar como, por ejemplo, los quesos excesivamente curados por resultar muy duros y los de pasta por adherirse a los aparatos. Dicho esto, la leche y los quesos blandos, al aportar grandes dosis de calcio, tienen un efecto muy positivo de cara a incrementar la salud de los huesos y los dientes.

Los frutos secos y las semillas deben quedar totalmente excluidos de la dieta de personas con ortodoncia al igual que ocurre con los dulces. Y es que, además, estos últimos fomentan la aparición de caries. Finalmente, respecto a la carne, hay que decir que las magras, los cortes tiernos y el pescado son muy recomendables. En cambio, los embutidos fibrosos es preferible evitarlos.

Si te ha parecido interesante nuestro artículo te dejamos un enlace donde podrás encontrar más información sobre ortodoncia.