¿Qué es la corona dental?

¿Qué es la corona dental?

La corona dental, también conocida como funda, es un tipo de restauración dental que cubre por completo la porción del diente o del implante dental que queda por encima de la línea de la encía. Una vez colocada, se convierte de hecho en la nueva superficie exterior del diente tratado y lo hace de manera permanente ya que se cementa al diente. A partir del momento de su colocación debe cuidarse como si de un diente natural de tratara, cepillándose y pasándole el hilo dental de manera convencional.

¿Por qué se coloca la corona dental?

Existen muchas razones por las cuales tu odontólogo puede recomendarte utilizar una corona dental pero a grandes rasgos se reducen en:

  • Reparar y fortalecer un diente dañado
  • Mejorar la apariencia del diente (incluyendo el color, la forma e incluso la alineación)

¿Qué materiales se utiliza para fabricarla?

La corona dental puede fabricarse con distintos materiales:

  1. Porcelana: se trata de la opción más utilizada debido a la mimetización de la estética y funcionalidad de los dientes.
  2. Zirconio: sus propiedades de translucidez y la posibilidad de fabricarla al momento en las clínicas dentales que cuentan con el sistema CEREC Cad-Cam, la han convertido en una opción de nivel.
  3. Metal: cada vez se utilizan menos debido a su inconveniente estético. Se siguen empleando como restauración para dientes temporales, en concreto las de acero inoxidable.
  4. Una combinación de porcelana y metal: tiene la ventaja de la fuerza del metal y la estética de la porcelana, aunque su apariencia puede verse deteriorada con el paso del tiempo debido a la posible retracción de las encías.

Si necesitas una corona dental, el odontólogo de tu clínica con el sello de calidad DentalQuality® te recomendará cuál de ellas es la mejor opción para tu caso particular.

Procedimiento para recibir una corona dental

El primer paso antes de recibir una corona dental es la anestesiar la zona. A partir de ahí, el dentista prepara el diente para que haya el espacio suficiente para un encaje ideal. Una vez minimizado el esmalte, se toma una impresión de la pieza para fabricar una corona que encaje perfectamente. Entonces se coloca una corona dental temporal que se llevará hasta que la corona definitiva esté fabricada, lo que suele durar un par de semanas. En la segunda visita, el dentista quita la corona temporal y coloca la definitiva. Después de comprobar que encaje perfectamente tanto a nivel estético como funcional, la engancha al diente.

Si tienes alguna duda acerca del tratamiento con coronas dentales, pone en contacto con tu clínica dental con el sello de calidad DentalQuality®.