Prótesis dentales: consejos y recomendaciones

coronasdezirconio-blog

Prótesis dentales: consejos y recomendaciones

El uso de una prótesis dental viene recomendado por el odontólogo en casos de ausencia de dientes naturales que causan la reabsorción de las estructuras óseas a lo largo del tiempo que, a su vez, provocan deficiencias ya no sólo estéticas, sino y sobre todo funcionales del día a día bucal del paciente. El objetivo con el uso de dichas prótesis es restablecer la masticación, la deglución, el habla y la estética, lo que todo junto aportará una importante seguridad personal a quien la lleva.

Cuando llegue el momento, el paciente será informado de todo los detalles en el uso y mantenimiento de la prótesis, sabiendo de entrada que cada pieza es única y se realiza de forma individualizada respondiendo a la estructura dental de cada persona. Las prótesis dentales transmiten fuerza a los dientes, a las encías y al hueso y su adaptación requiere de un cierto tiempo no libre de determinados problemas, como la irritación y un aumento de producción de saliva. Los músculos de las mejillas y de la lengua deben aprender a mantener la posición de las prótesis, por lo que al principio la persona es fácil que se sienta extraña e insegura. También en ese período habrá una cierta dificultad en pronunciar ciertas palabras, por lo que se recomienda ir diciéndolas en voz alta hasta que el sonido resulte normal. Con el hecho de masticar sucede lo mismo, no será fácil los primeros días, así pues, se aconseja empezar con alimentos suaves cortados en trocitos y masticar lentamente.

Un hecho que facilita cierta seguridad es el uso de un adhesivo fijador para la prótesis que, a la vez, mejora la estabilidad de ésta, aumenta la retención y la fuerza de la mordida y asegura un sellado entre la encía y la prótesis evitando que se mueva.

Esta adaptación progresiva es muy importante teniendo en cuenta que las prótesis suelen llevarse durante períodos prolongados, entre 5 y 7 años, de ahí también la importancia de su mantenimiento. Especial atención a la preservación de la prótesis, dado que es muy frágil y puede quebrarse si se golpea contra una superficie dura, de ahí que lo ideal es manipularla sobre un paño suave. Después de cada comida hay que cepillarla para mantenerla limpia con un cepillo y pasta específica para prótesis y el paciente, por su parte, ha de cepillarse las encías, la lengua y la parte interna de la boca con un cepillo de cerdas suaves dos veces al día. Cuando ya se lleve un tiempo, se recomienda dejar descansar las encías por la noche extrayendo la prótesis de la boca y conservándola en agua con alguna pastilla desinfectante disuelta que ayuda a eliminar las bacterias y tinciones procedentes de determinados alimentos (café, té, tabaco, etc.).

Es fundamental consultar con el odontólogo cada vez que surja una molestia en el uso de las prótesis dentales, pero es evidente que con estos aparatos es cuestión de adaptación. Además, ya no representan el estigma que tenían en el pasado y actualmente, con los avances que existen, parecen dentaduras naturales y en poco tiempo el paciente la integrará en su rutina diaria sin problema alguno.