¿Por qué se crean las caries?

las-mejores-clinicas-dentales-son-miembro-de-sello-de-calidad-dentalqualityjpg[1]

¿Por qué se crean las caries?

En palabras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la caries dental se define como “un proceso patológico y localizado, de origen externo, que se inicia después de la erupción, determina un reblandecimiento de la parte dura del diente y evoluciona hacia la formación de una cavidad”.

Dicho lo cual, lo importante es saber qué ocasiona esa patología para poderla prevenir. Y la respuesta está en las bacterias que alberga el cuerpo humano de forma natural, la mayoría de las cuales no son perjudiciales (e incluso son necesarias para que nuestro organismo funcione, especialmente en la boca), pero sí hay algunas que pueden llegar a ocasionar problemas cuando se unen a otros factores, como puede ser la saliva y los restos de comida. ¿Qué sucede? Que todo ello unido en la boca genera la llamada placa dental que se adhiere a los dientes y que si no se elimina cada cierto tiempo, ésta ataca al esmalte dental y en su evolución sin tratamiento, implica a los tejidos provocando el daño en la pieza dental.

Es por ello que se habla de un proceso multifactorial el que causa la caries dental, porque un solo factor no puede llegar a dañar la pieza. La saliva, por ejemplo, ayuda a extenderse la caries dependiendo de su composición y cantidad, dado que a más saliva, más dilución y mejor transporte de los alimentos. No hay que olvidar que los componentes de la saliva son muy importantes para la neutralización de los ácidos de la boca, el efecto antibacteriano y la remineralización de los dientes.

En definitiva, factores que participan en la formación de las caries están: la placa bacteriana, los microorganismos, la alimentación y el factor tiempo. De los alimentos, los hidratos de carbono son los más estrechamente relacionados con la formación de caries, ya que las bacterias los ponen a fermentar y los transforman en ácidos. Cabe destacar entre ellos la glucosa. También influye la temperatura y la consistencia de los alimentos, así como una masticación insuficiente. Otros factores que cabe destacar son el uso prolongado del chupete, la falta de hábitos higiénicos dentales y, cómo no, la ausencia de asistencia odontológica.

Con relación a esta última cuestión, es una de las más importantes si tenemos en cuenta que mayormente la caries en su fase inicial es prácticamente imperceptible a nuestros ojos. Se muestra como unas manchas blancas difíciles de reconocer. De ahí que es fundamental la visita regular al dentista que es quien determinará, a través de las radiografías, si existe o no una caries en su fase inicial, la cual se puede tratar para evitar males mayores. Otra situación es cuando ya nos duele algún diente o tenemos una especial sensibilidad, eso significa que la caries ya ha avanzado algún paso más y la visita médica ya se convierte en obligación urgente.