Pérdida o rotura de un empaste dental

extraccion-dental-blog

Pérdida o rotura de un empaste dental

Los empastes dentales duran muchos años, a menudo los llevamos desde que somos niños. Pero nada es para siempre. Cuanto más tiempo hace que los llevamos, más posibilidades tenemos de sufrir la pérdida o rotura de los empastes dentales. Incluso utilizando empastes modernos hechos con resinas compuestas, éstos se pueden romper o separarse del diente. Si esto sucede, es importante contactar rápidamente con tu clínica dental con el sello de calidad DentalQuality® para evitar problemas mayores.

¿Por qué se produce la pérdida o rotura de un empaste?

Existen muchas razones por las cuáles un empaste dental puede dañarse y poner en riesgo la salud del diente restaurado:

  • Formación de caries dental debajo de él. Esto debilita el diente y puede comprometer el adhesivo químico o la retención mecánica del empaste.
  • Una presión masticatoria fuerte durante mucho tiempo puede debilitar el material restaurador, comportando su rotura.
  • El hábito de apretar o rechinar los dientes también puede ser muy perjudicial.
  • Los cambios en la dieta, en la medicación o en los problemas de salud que afectan a los dientes.
  • Llevar a cabo algún error durante la colocación de la restauración.

¿Qué síntomas produce la pérdida de un empaste?

Estos son los síntomas que suele provocar la pérdida o rotura de un empaste:

  • Incremento de la sensibilidad al frío, al calor o a los dulces en un diente en concreto.
  • Notar con la lengua un área irregular o rugosa en un diente.
  • Dificultades para pasarse el hilo dental en un diente en concreto.
  • Encontrarte un trozo de empaste dentro de la boca mientras estás comiendo.
  • Ver que falta un trozo de empaste.

Tratamiento de la rotura de un empaste

La mejor manera de tratar la rotura de un empaste es acudir a tu dentista de confianza para que realice una exploración completa del diente en cuestión. A partir de ahí, se te recomendará la mejor solución para tu caso particular. En la mayoría de casos, basta con quitar el empaste remanente y realizar un nuevo empaste con composite. En caso que además de la rotura del empaste se hayan producido también grietas o roturas en el diente, puede ser necesaria la utilización de una corona dental. Si la rotura del empaste ha ido acompañada de un intenso dolor, puede que se haya producido una infección de la pulpa dental que requiera una endodoncia.

Lo más importante de todo es no posponer el tratamiento. En caso de acudir rápidamente a la clínica dental, lo más probable es que solo requieras un nuevo empaste. Si por el contrario, no buscamos una solución al problema, éste puede agravarse notoriamente, pudiendo requerir incluso la extracción del diente.