Odontofobia: ¿Cómo superarla?

Odontofobia

Odontofobia: ¿Cómo superarla?

La odontofobia, consiste en el conocido miedo y rechazo al dentista. Aunque se relaciona con los pequeños, es una de las causas principales por la que muchos pacientes evitan la consulta. Estos pacientes retrasan la visita al dentista hasta que padecen problemas bucodentales muy graves e irreversibles. ¿Cómo superar la odontofobia?

Para poder superar la odontofobia es importante conocer sus causas. No obstante, esto suele ser difícil en la mayoría de casos. Normalmente se relaciona con procesos traumáticos durante la infancia, o por situaciones de estrés de las que el paciente no es consciente.

En este sentido conviene distinguir entre la fobia y la ansiedad dental. Muchos pacientes confunden estos términos. La ansiedad dental es una respuesta del paciente a una situación concreta, como por ejemplo la extracción dental.  Se trata de una sensación de angustia puntual. En cambio la fobia dental es un miedo generalizado e irracional hacia algo, como la figura del odontólogo o los tratamientos. Este temor irracional provoca que los pacientes eviten la consulta durante largos periodos. No obstante, la mayoría de casos de pacientes son de ansiedad dental.

Hay diferentes trucos para superar el miedo al dentista:

  • Hablar con el odontólogo. La comunicación es un elemento esencial en la relación entre paciente y odontólogo. También puede ser una de las claves para que el paciente pueda superar este miedo a la consulta y a los tratamientos. El odontólogo debe generar confianza y comprender qué teme el paciente, para hacerle comprender que no hay riesgos que temer. Es importante ser consciente de que acudir al dentista genera muchos beneficios a nivel bucodental. Además de mantener los dientes y las encías sanos, ayuda a lucir una sonrisa estética durante más tiempo y garantiza una buena salud bucodental a largo plazo.

  • Revisiones regulares, sin retrasos. No conviene retrasar lo inevitable. Las visitas al odontólogo son necesarias para mantener una buena salud bucodental, o para realizar un buen seguimiento de un tratamiento concreto. Lo mejor es acudir al odontólogo de forma regular, un mínimo de dos veces al año. En ningún caso se debe acudir sólo cuando se note dolor. Es importante como paciente tomar conciencia de ello para prevenir el desarrollo de infecciones y patologías orales. Establecer varias visitas ayudará a normalizar el hecho de acudir al dentista.

  • Información clara. Si el paciente conoce los pasos y el proceso de cada tratamiento se sentirá más confiado, de modo que se reducirá la ansiedad en el momento de someterse al tratamiento. En este sentido se recomienda hablar de forma clara sobre la sedación y los tratamientos. Muchos pacientes creen que los todos los tratamientos son dolorosos, cuando la realidad es que existen técnicas y materiales modernos para conseguir los mejores resultados de forma mínimamente invasiva.

En las clínicas certificadas con el Sello de Calidad DentalQuality® los profesionales se centran en el bienestar del paciente.

 

Tags: