Los problemas temporomandibulares

problemas-temporomandibulares-blog

Los problemas temporomandibulares

Para entender los problemas temporomandibulares debemos conocer antes los componentes que intervienen en la masticación. La articulación temporomandibular es el punto dónde se conecta la base del cráneo y la mandíbula inferior, pero son los músculos masticatorios los que permiten aplicar movimiento a la mandíbula para abrirla, cerrarla y moverla hacia adelante o hacia los lados.

El sistema temporomandibular funciona correctamente cuando la mandíbula y las articulaciones de ambos lados están sincronizadas y se deslizan con suavidad durante el movimiento. En caso que la mandíbula sufra cierta rotación durante su movimiento, esto puede provocar fricción y afectar tanto a la articulación como a los músculos masticatorios.

¿Qué es el síndrome temporomandibular?

El síndrome temporomandibular describe varios problemas temporomandibulares que afectan a los músculos masticatorios, a las articulaciones o a los nervios, y que provocan dolor facial crónico. Sus síntomas aparecen en ambos lados de la cara, en la cabeza o la mandíbula y se trata de una condición que afecta al doble de mujeres que de hombres.

¿Qué causa los problemas temporomandibulares?

Los expertos creen que se trata de una combinación de factores, tanto físicos como mentales. Apuntan a las tareas físicas y a las situaciones estresantes como las principales culpables, aunque se cree que la mala oclusión dental también tiene mucho que ver. Sea como sea, la mayor parte de las molestias vienen de un sobreuso de los músculos causado por el rechinamiento o apretamiento de los dientes (bruxismo).

Es precisamente este hábito parafuncional el que sobrecarga los músculos y comporta dolor en la cara, el cuello o en la cabeza. Además, también puede dañar los dientes, los tejidos blandos y dificultar la masticación.

Síntomas de los problemas temporomandibulares

  • Dolor de oído sin infección
  • Dolor o sobrecarga de la mandíbula, más común por la mañana o la noche
  • Dolor mandibular al masticar, bostezas o morder
  • Chasquidos al abrir y cerrar la boca
  • Dificultades al abrir y cerrar la boca
  • Bloqueo de la mandíbula
  • Dientes sensibles sin un problema aparente

¿Qué puedo hacer para tratar el síndrome temporomandibular?

La mayoría de casos se tratan de manera no invasiva, mediante la toma de antiinflamatorios, practicando técnicas de relajación y tratando de eliminar los malos hábitos que provocan el bruxismo. También se utilizan férulas dentales para aliviar la presión y proteger los dientes.