Los problemas de salud dental más habituales

las-mejores-clinicas-dentales-son-miembro-de-sello-de-calidad-dentalqualityjpg[1]

Los problemas de salud dental más habituales

Tener una buena salud dental no sólo pasa por enseñar unos dientes bonitos, bien alineados, sin manchas ni fracturas dentales. Los cuidados de la cavidad oral van mucho más allá, como también sus problemas. Hay muchos factores que pueden causar enfermedades, y no únicamente en los dientes: las encías, la lengua, el paladar… Todos los elementos de la boca son susceptibles a agentes externos e internos. En la actualidad, se estima que los problemas de salud dental más habituales son la caries y la enfermedad de las encías. Sin embargo, hay otros problemas que también se consideran frecuentes. ¿Cuáles son? ¿Qué provocan? Las clínicas con sello de calidad DentalQuality® saben cómo diagnosticar y tratar cada uno de ellos.

  1. La caries dental: todas las personas son propensas a tener caries dentales, sobre todo en la etapa infantil. Esta enfermedad tan común (más incluso que el resfriado) destruye la capa externa de los dientes: las bacterias que habitan en la boca utilizan el azúcar de los alimentos para producir ácido, que afecta al esmalte dental. Es entonces cuando se producen huecos u otros daños que cabe corregir.
  2. La enfermedad de las encías o gingivitis: es una infección de las encías que se produce por la acumulación de placa bacteriana y sarro. El sangrado, la inflamación y el enrojecimiento de las encías son síntomas habituales de este problema que, si no se trata en sus primeras etapas, puede conducirnos hasta la pérdida de los dientes.
  3. El síndrome de la boca ardiente: los pacientes que padecen esta enfermedad la describen como una sensación de ardor en la boca o la lengua. Se desconoce su causa, pero puede estar ligada a la sequedad bucal, a problemas gustativos o incluso a cambios hormonales, sobre todo en el caso de las mujeres.
  4. Candidiasis oral: se manifiesta en forma de lesiones rojas o blancas, planas o levemente elevadas, en la boca o la garganta. El riesgo de padecer candidiasis oral aumenta si el sistema inmunológico está débil, si el paciente no produce la saliva suficiente o si se toman antibióticos.
  5. Mal aliento o halitosis: la mala higiene bucal, algunos alimentos, la enfermedad de las encías, el tabaquismo y los problemas respiratorios son algunos de los detonantes de la halitosis. Reconducir los hábitos de higiene oral podría ser una medida eficaz contra el mal aliento pero, si es persistente, se recomienda visitar el dentista lo antes posible.
  6. Sequedad bucal o xerostomía: la xerostomía aparece cuando no se genera el suficiente flujo salival. Puede ser causada por determinados medicamentos, por obstrucción de la glándula salival o por otros problemas de secreción de saliva. Cuando se padece sequedad bucal, el paciente tiene dificultades para masticar, tragar, saborear e incluso hablar.