Los espacios interdentales y las 3 R

higienista-dental-blog

Los espacios interdentales y las 3 R

Los espacios interdentales son espacios entre diente y diente que pueden afectar a la estética de nuestra sonrisa. Este tipo de espacios suelen ser hereditarios, aunque también pueden producirse como consecuencia de hábitos concretos. Los más comunes son empujar los dientes con la lengua y realizar ciertos movimientos al tragar. No obstante hay otros hábitos que pueden causar los espacios interdentales, como chuparse el dedo durante la infancia o una mala posición de los dientes definitivos.

Antes de someterse a un tratamiento es muy importante realizar una buena limpieza en los espacios interdentales ya que tienen tendencia a la acumulación de placa bacteriana. Así, para evitar el desarrollo de caries o enfermedades como la gingivitis y la periodontitis se recomienda una limpieza diaria, con un cepillado y el uso del hilo dental y de colutorios. Una infección en estos espacios puede dificultar el tratamiento.

De hecho, la causa de los espacios interdentales suele condicionar su tratamiento. En las clínicas certificadas con el Sello de Calidad DentalQuality® te ofrecerán un servicio personalizado, para establecer el tratamiento más ajustado a tu boca.

Existen distintos métodos para solucionar los espacios interdentales. Además de las causas, el odontólogo también valora su tamaño y ubicación, así como el tamaño de los demás dientes. Para eliminar estos espacios se suele aplicar un tratamiento de las 3 R. Pero, ¿En qué consisten las 3 R?

  1. Recolocación. Consiste en recolocar las piezas dentales mediante tratamientos con ortodoncia. La ortodoncia suele ser el método más usado para solucionar los espacios interdentales y no conlleva una pérdida del esmalte. Hay varios tratamientos con ortodoncia para solucionar los espacios interdentales. En función de cada caso se aplican retenedores, brackets o incluso ortodoncia estética.
  2. Restauración. Se trata de tratamientos con adhesión dental, carillas o coronas. Con estos métodos los resultados obtenidos son muy naturales y más inmediatos que con la ortodoncia, pero pueden requerir cambios en la forma de los dientes o del esmalte.
  3. Retirada. En este caso se recurre a la exodoncia, es decir, a la extracción de la pieza dental. Esta suele ser la última opción y requiere sustituir el espacio por un puente o un implante dental.

Antes de comenzar cualquiera de estos tratamientos es muy importante comprobar el estado de dientes y encías. En caso de que nuestra boca tenga alguna infección o enfermedad, es necesario curarla antes de tratar los espacios interdentales. De lo contrario, el tratamiento podría provocar algunas complicaciones e infecciones. En este sentido, las clínicas certificadas con el Sello de Calidad DentalQuality® ofrecen tratamientos de limpieza profesional para que tu boca luzca limpia y sana. Así, al corregir los espacios interdentales conseguiremos una sonrisa uniforme, estética y funcional.