Las carillas de porcelana, una auténtica revolución

blanqueamiento-blog1

Las carillas de porcelana, una auténtica revolución

Conseguir y mantener una sonrisa bonita es posible con unos buenos hábitos de higiene dental en casa, pero también con los tratamientos de estética dental adecuados. Dientes torcidos, manchas en el esmalte, decoloración, formas dentales anormales… Este tipo de problemas son muy comunes y comprometen severamente la apariencia de nuestra boca. Las carillas de porcelana, entre otros procedimientos, están diseñadas para devolver al paciente aquello que más desea: el atractivo de su sonrisa. Se han convertido en una auténtica revolución gracias a los resultados de éxito que se han registrado hasta el momento. Las clínicas con sello de calidad DentalQuality® las recomiendan a aquellos pacientes que verdaderamente las necesitan. ¿Qué son exactamente? ¿Qué ventajas aportan? ¿Presentan inconvenientes?

Las carillas de porcelana son piezas de cerámica que recubren el esmalte de los dientes, de modo que pueden ocultar los defectos que éstos presentan. Gracias a su fabricación, precisa, minuciosa e individualizada, y colocación de las mismas por parte de un profesional cualificado, pueden conseguir grandes mejoras: dan un aspecto brillante y ligero a los dientes. Las carillas de porcelana están especialmente indicadas para aquellas personas que sufren manchas amarillas en los dientes, que tienen espacios negros o que tienen alguna pieza dental fracturada. Así, consiguen un cambio drástico de la apariencia de la sonrisa de forma sencilla, rápida y personalizada y sin la necesidad de someterse a un tratamiento de ortodoncia.

¿Qué ventajas aportan las carillas de porcelana?

La ventaja más clara es que no tan sólo corrigen los dientes, sino que potencian una sonrisa propia de artista de Hollywood. Los resultados del tratamiento mejoran la autoestima y la seguridad del paciente, que puede mostrar sus dientes al público sin ningún tipo de pudor. Además, son bastante resistentes,  pueden durar toda la vida si se cuidan como es debido (se estima que, de no hacerlo, pueden durar entre unos 10 y 15 años) y son inmunes a la decoloración.

¿Tienen algún inconveniente?

Como todo tratamiento, las carillas de porcelana presentan algunos inconvenientes. Una vez colocadas, el paciente no debería masticar alimentos duros como caramelos, hielo, huesos, etc., puesto que, a pesar de ser resistentes, también pueden fracturarse. Tampoco se recomiendan a aquellas personas que padecen bruxismo o enfermedad de las encías. Para evitar cualquier contratiempo, es esencial que el paciente acuda al dentista de forma frecuente: el profesional realizará exámenes de seguimiento y llevará a cabo todo lo necesario para mantener los resultados del tratamiento a largo plazo.

Si tienes dudas acerca de las carillas de porcelana, consulta al equipo de tu clínica DentalQuality®; sabremos cómo ayudarte y asesorarte para así lograr esa sonrisa que tanto deseas.