La utilidad de una limpieza dental profesional

waterpik-blog

La utilidad de una limpieza dental profesional

En el cuidado de la cavidad bucal, los hábitos de higiene dental en casa son esenciales. Cepillarse los dientes dos veces al día, utilizar el hilo dental, usar enjuagues que contengan flúor… Unos productos de calidad, una buena técnica y una rutina establecida garantizan una boca sana, y también estética. No obstante, no todo se reduce a unos buenos hábitos de limpieza. De hecho, la placa bacteriana y el sarro que se acumula entre los dientes no son fáciles de eliminar, y el cepillo dental no es suficiente para hacerlo. Se necesitan el especialista y el método adecuados, como también las herramientas idóneas. La limpieza dental profesional es el procedimiento más adecuado para ello, y las clínicas con sello de calidad DentalQuality® la recomiendan al menos una vez al año.

La limpieza dental profesional no sólo es fundamental para eliminar el sarro y la placa bacteriana, sino que su utilidad va mucho más allá. Este procedimiento actúa como método de prevención de las enfermedades periodontales (como la gingivitis y la periodontitis), puesto que elimina el cálculo dental. Cuando el biofilm bucal se calcifica y endurece, el cepillado, la cinta o la cera y los colutorios no consiguen dejar la boca completamente limpia. Es necesaria la intervención de un profesional para la eliminación de ese cálculo.

Podemos diferenciar entre dos tipos de cálculo dental, también conocido como sarro o tártaro:

  • Supragingival: se encuentra por encima de la encía, alrededor del cuello del diente y enfocado a la corona dental. Es habitual que el sarro supragingival se encuentre en las zonas de la boca en las que hay más secreción de saliva.
  • Subgingival: el sarro es subgingival cuando se encuentra en una etapa mucho más avanzada que en el caso anterior. También se localiza alrededor del cuello dental, pero por debajo de la encía, cerca de la raíz del diente.

Es el higienista dental el encargado de evaluar la cavidad bucal, detectar de qué tipo de sarro se trata y de establecer un plan de tratamiento al respecto. Por lo general, cuando el cálculo es supragingival, la limpieza dental profesional ya es lo suficientemente efectiva. Sin embargo, cuando es subgingival y está acompañado de bolsas periodontales, es necesario hacer tratamiento periodontal. La gingivitis y la peirodontitis son afecciones que, de no tratarse a tiempo, pueden incluso causar la pérdida de dientes. Para prevenirlas, es importante acudir al dentista al menos una vez cada seis meses y realizarse una limpieza dental profesional una vez cada dos años, o cuando sea necesario en cada caso.