La sonrisa gingival

ventajas-carillas-porcelana-blog

La sonrisa gingival

Lucir y mantener una sonrisa atractiva con el paso de los años es una prioridad para la mayoría de personas. De hecho, el estado de salud y estético de nuestra boca determina en gran medida la imagen que tenemos de nosotros mismos, como también la que proyectamos a aquellos que nos rodean. Junto con la mirada, la sonrisa es un rasgo distintivo de nuestra personalidad, un portal por el que mostramos a los demás nuestras emociones y sentimientos; les contamos nuestras historias. Aunque siempre nos hemos fijado en los dientes, las encías también juegan un papel importante. La sonrisa gingival es un efecto antiestético provocado principalmente por una sobreexposición de la encía.

En algunos casos, los pacientes pueden mostrar un exceso de tejido de las encías al sonreír: el tejido de esa zona es demasiado prominente. Se trata, como decíamos, de una anomalía estética que se conoce como sonrisa gingival.

¿Por qué aparece? ¿Cuáles son sus causas? ¿Se puede tratar?
Las clínicas DentalQuality® ofrecen el tratamiento más indicado para transformar la sonrisa y recuperar la más deseada estética.

¿Qué causa la sonrisa gingival?

La sonrisa gingival está causada por una serie de factores que actúan de forma conjunta. Así pues, el prominente tejido de las encías no es la única cuestión que compromete nuestra imagen facial. Esta anomalía estética también puede ser el reflejo de unos dientes demasiado cortos o largos, con formas anormales, como también del grado de movimiento del labio superior y la posición vertical de la mandíbula y los dientes superiores. Una combinación de todos o algunos de estos elementos es lo que acaba generando la sonrisa gingival. Además de ser un problema estético, también puede causar serios complejos y afectar la autoestima del paciente.

En resumen, la proporcionalidad entre los dientes y las encías es la principal causa de esta anomalía, que se produce en pleno proceso de erupción dental. Pero, además de tratarse de algo que está fuera del control del paciente, algunos hábitos parafuncionales también pueden incidir. De hecho, pueden causar cambios notables en la relación entre los dientes y las encías. Rechinar o apretar los dientes, por ejemplo, puede llevar al paciente al desgaste del esmalte y, como consecuencia, reducir su longitud, creando una desproporción entre las piezas dentales afectadas y el tejido gingival.

¿Cuál es el tratamiento indicado?

La técnica más adecuada para tratar la sonrisa gingival es el contorneado estético o gingivectomía. Se trata de una cirugía leve que contornea la encía con el propósito de descubrir todo el esmalte de la corona, y así igualar los márgenes gingivales. Los beneficios de esta pequeña intervención son principalmente estéticos y, gracias a los resultados, el paciente podrá sonreír de forma más armónica y proporcionada.