Implicaciones de la placa bacteriana

higienista-dental-blog

Implicaciones de la placa bacteriana

La placa bacteriana es una película incolora que se adhiere sobre nuestros dientes. Se trata de un cúmulo de bacterias, restos de alimentos y azúcares que, normalmente, se acumulan debido a la falta de higiene oral. Los hábitos en casa son muy importantes para evitar la formación de placa bacteriana y eludir cualquier tipo de problema dental: cepillarse los dientes después de cada comida, usar el hilo dental diariamente, limpiar la lengua, recurrir a la irrigación bucal… Todos estos pasos son necesarios para prevenir patologías como la caries dental o la enfermedad de las encías, provocadas principalmente por la acumulación de placa (que se endurece y forma el sarro si no se retira a diario) y que, muy a nuestro pesar, son las más comunes en la actualidad. La caries aparece sobre todo durante la infancia, y la gingivitis y la periodontitis en la edad adulta, siendo la causa principal de pérdida de dientes.

¿Cómo puedes saber si tienes placa bacteriana? Todos tenemos placa bacteriana y por eso es totalmente necesaria la higiene dental en el domicilio. Esta película pasa por diferentes fases en su proceso de formación: la deposición, la adhesión y el crecimiento y reproducción. La deposición es una fase reversible en la que se produce un acercamiento primario de las bacterias a la superficie de los dientes. Le sigue la adhesión, un estadio que ya es irreversible. En este punto, las bacterias existentes en la boca, en la saliva y las que se desprenden de la alimentación se unen y se adhieren a las primeras capas de placa. La superficie del diente es, entonces, poco a poco colonizada por estos microorganismos. ¿Y qué sucede después? Este proceso se repite y da lugar al crecimiento y la reproducción de las bacterias, que forman una capa mucho más contundente llamada sarro o cálculo. Es más pegajosa, se endurece y, por lo tanto, es más difícil de retirar.

Cuando el paciente se encuentra en la segunda fase (adhesión), no basta con la higiene dental en casa para remover totalmente las bacterias. Por eso existen las limpiezas dentales profesionales: el higienista dental es el único que puede retirar por completo la placa bacteriana adherida y el sarro o cálculo. Las clínicas certificadas con el Sello de Calidad DentalQuality® recomiendan programar este tipo de limpiezas al menos dos veces al año, para así prevenir la formación de sarro y reducir el riesgo de caries dental o de enfermedad periodontal. Pero ésta no es la única forma de prevención: sigue con tu higiene oral en casa y controla tu dieta. Recuerda que debes limitar el consumo de almidones y azúcares y, especialmente, los alimentos pegajosos que pueden permanecer en la superficie de los dientes.