¿En qué consiste la endodoncia?

¿En qué consiste la endodoncia?

¿Tu dentista te ha dicho que necesitas un tratamiento endodóntico? ¿Estás asustado porque no sabes en qué consiste la endodoncia? Lo primero que debes saber es que cada año se tratan millones de dientes con este tratamiento y que, gracias a él, es posible salvar muchos dientes que de otro modo tendrían que extraerse.

El objetivo de la endodoncia es evitar la extracción del diente

Para poder entender el tratamiento endodóntico es necesario que conozcas algunos detalles sobre la anatomía del diente. La capa más exterior del diente es el esmalte, dentro de ella se encuentra la dentina, que a su vez recubre la pulpa dental. Este tejido más interno contiene los nervios y los vasos sanguíneos que ayudan a que el diente se desarrolle, pero una vez se ha desarrollado por completo el diente puede vivir sin la pulpa.

La endodoncia trata precisamente este tejido más interno del diente y es necesaria cuando la pulpa se inflama o infecta. Esta infección puede estar causada por muchos factores: caries dentales profundas, coronas defectuosas, roturas grietas en el diente o traumatismos dentales. En todos los casos, el daño del tejido pulpar suele comportar dolor dental y de no tratarse puede conllevar a un absceso dental.

Procedimiento de la endodoncia

El tratamiento endodóntico consiste en remover el tejido pulpar infectado para después limpiar, desinfectar y finalmente rellenar la zona con un material biocompatible. Entonces, dependiendo del daño que haya sufrido la estructura dental, el diente se restaura con una corona o un empaste. Finalmente, el diente recupera su funcionalidad, se eliminan las molestias y puede durar toda la vida.

Un tratamiento seguro e indoloro

A diferencia de lo que se piensan muchas personas, el tratamiento endodóntico es muy similar a recibir un empaste y puede realizarse en una o dos visitas. Gracias a la utilización de anestesia local y de sedación consciente, en caso que sea necesario, no comporta ninguna experiencia dolorosa ni desagradable, pero sí muchas ventajas:

  • Evita la necesidad de extraer el diente y, por ende, de restaurarlo con una prótesis
  • Recupera la capacidad de masticación
  • El diente se siente como propio y tiene la misma fuerza
  • Consigue una apariencia natural
  • Protege el diente de futuras infecciones

En definitiva, la endodoncia te ayuda a mantener una sonrisa natural, seguir comiendo tus alimentos preferidos y evitando tratamientos dentales más extensos. Si cuidas tu sonrisa como es debido, podrás mantener el diente tratado durante toda tu vida.