El valor de las sonrisas

estetica_dental

El valor de las sonrisas

Una sonrisa puede valer más que mil palabras, pero no solo eso. Una simple sonrisa constituye un mensaje por sí sola y en muchos casos, toma un significado específico en función de la situación y del ambiente en la que se produce. Este es el gran valor de las sonrisas.

Los beneficios de la sonrisa

Sonreír no cuesta nada, como tampoco cuesta nada recibir las buenas vibraciones que transmite una sonrisa, por eso las sonrisas son impagables. Pero a pesar de no tener precio, cuentan con un valor incalculable, ya que te ayudan a…

  • acabar con la tristeza
  • infundir confianza
  • fortalecer la determinación
  • mostrar estima
  • disipar el malestar
  • calmar el enfado
  • inspirar fe
  • dar esperanza
  • curar el dolor emocional

No pares de sonreír

¿Se puede cambiar el mundo con una sonrisa? Seguramente no, pero lo que está claro es que la parte del mundo que te envuelve sería un poco mejor si hubiera más gente sonriendo. Es fácil, es gratis y es instintivo. ¿Por qué no hacerlo más?

Las sonrisas evocan y transmiten emociones

  • Confianza: una persona que sonríe tiene más posibilidades de ganarse la confianza de alguien, que una persona que está seria o enfadada.
  • Cortesía: sonreír es un gesto cortés en la gran mayoría de sociedades del mundo.
  • Seguridad: imagínate que entras en una sala llena de desconocidos en la que acudes para una entrevista de trabajo. La situación te pone nervioso, pero nada más decir ‘hola’ alguien te devuelve el saludo con una sonrisa. ¿No te hace sentir más cómodo?.
  • Benevolencia: las personas tendemos a sonreír cuando nos cogen con las manos en la masa. No lo hacemos porque nos parezca divertido, sino que pensamos que nos puede ayudar a salir del problema.
  • Esconder lo que piensas: solemos sonreír para esconder lo que pensamos de alguien que nos acaba de herir con sus palabras. También lo hacemos cuando, por ejemplo, alguien nos pisa sin querer, de modo que escondemos el daño que nos ha hecho.
  • Amistad: si quieres más amigos, lo único que tienes que hacer es sonreír cuando inicies cualquier conversación. Las sonrisas son contagiosas.
  • Vergüenza: las personas que tienen vergüenza suelen sonreír buscando la complicidad de alguien que esté alrededor. Las sonrisas también liberan tensiones cuando hacemos o decimos alguna tontería.
  • Vivir más: aunque sus resultados no son concluyentes, algunos estudios sugieren que las personas que sonríen viven más tiempo. Y en caso de que esto no fuera así, lo que sí está claro es que vivirán más felices a lo largo de su vida.