El síndrome de la boca seca

dolor-dental-blog

El síndrome de la boca seca

El síndrome de la boca seca es una afección muy frecuente en personas mayores. Aunque puede aparecer en otras edades, es más común a partir de los 50 años. ¿De qué se trata exactamente? También llamado xerostomía, el síndrome de la boca seca hace referencia a la falta de saliva en la cavidad oral. Puede que, cuando estés nervioso o estresado, tengas esta sensación de sequedad… pero cuando persiste en el tiempo ya estamos hablando de un problema serio. Puede resultar muy incómodo para el paciente e incluso doloroso, además de obstruir algunos procesos. Recuerda que la saliva ayuda a digerir los alimentos, protege los dientes contra la caries dental, evita infecciones al controlar la población de bacterias en la boca y posibilita la masticación y la deglución.

¿Por qué aparece el síndrome de la boca seca? No sólo es cuestión de edad, hay muchos factores detonantes:

  1. Efectos secundarios de determinados medicamentos: es el principal factor causante. Según investigaciones científicas notables, más de 400 medicamentos pueden propiciar la xerostomía. Los antihistamínicos, analgésicos, medicamentos para la hipertensión, los descongestivos… son algunos ejemplos.
  2. Enfermedades: determinadas enfermedades favorecen la aparición del síndrome de la boca seca. Es el caso de la diabetes, el mal de Hodgkin, el Parkinson, el SIDA o el síndrome de Sjörgen. Es importante que, si el paciente padece alguna de estas enfermedades, informe al dentista; el profesional le hará un plan de seguimiento y le ayudará a prevenir la sequedad bucal.
  3. La quimioterapia: los pacientes que se encuentran en pleno tratamiento de cáncer tienen muchos probabilidades de sufrir xerostomía. El tipo de medicamentos que se utilizan en estas terapias pueden espesar la saliva.
  4. La radiación: la radioterapia para pacientes con cáncer puede llevarlos a perder incluso la saliva. ¿Cómo? Ante cánceres de cabeza y cuello, los rayos X pueden dañar las glándulas salivales y provocar la pérdida de esta sustancia, ya sea de manera total o parcial.
  5. La menopausia: los cambios en los niveles hormonales pueden ser muy traidores para las mujeres, también cuando hablamos de salud oral. Cuando llegan a la menopausia, son más propensas a contraer el síndrome de la boca seca, que se traduce en una sensación persistente de falta de saliva.
  6. El tabaquismo: por último, estudios científicos afirman que un gran número de pacientes fumadores padecen sequedad bucal.

Aunque a simple vista no parezca un problema, el síndrome de la boca seca genera verdaderas incomodidades y dolores al paciente, y supone un déficit de saliva muy perjudicial para procesos vitales esenciales, como comer o beber. Si detectas un grado de sequedad que, con el tiempo, no se desvanece, contacta con una de las clínicas certificadas con el Sello de Calidad DentalQuality®. Seguro que van a encontrar una solución adaptada a tus necesidades.