El cuidado de las encías

las-mejores-clinicas-dentales-son-miembro-de-sello-de-calidad-dentalqualityjpg[1]

El cuidado de las encías

La enfermedad periodontal es una patología peligrosamente silenciosa, ya que no suele dar signos de su presencia hasta que no ha avanzado hacia una fase grave en la que es más complicado revertir la situación. Esta falta de síntomas le da una mayor capacidad destructiva la infección de las encías, que sigue siendo la primera causa de pérdida dental en adultos, por delante de la caries dental.

Pero por si fuera poco, en los últimos años varios estudios han apuntado a la existencia de una relación entre la enfermedad periodontal y las enfermedades sistémicas como las embolias, los ataques al corazón, la diabetes o algunas complicaciones con el embarazo.

Signos de la enfermedad periodontal

  • Sangrado de las encías mientras nos pasamos el hilo dental
  • Encía rojas, hinchadas o dolorosas, especialmente cuando nos cepillamos los dientes
  • Recesión de las encías: las encías se separan de los dientes y encojen

La enfermedad periodontal también es un problema para el hueso mandibular y los dientes. A medida que el tejido gingival se separa de los dientes se forma una bolsa periodontal dónde se acumulan las bacterias. Estas bacterias pueden causar mal aliento, pero lo que es más grave, pueden dañar el hueso que soporta los dientes, aumentando la movilidad dental. De no tratarse, las consecuencias son la pérdida de los dientes y la infección de la zona.

Para poder tratar la infección bacteriana y la enfermedad de las encías es vital mantener una buena salud oral. El cepillado y el hilo dental diario junto con la realización de las visitas periódicas con el dentista son los tres pasos fundamentales para evitar dicha infección o en caso que aparezca, frenarla a tiempo.

Tratamiento de la enfermedad periodontal

El tratamiento más común de la enfermedad periodontal es una limpieza dental profunda y consiste en la eliminación de la placa y el sarro que se ha acumulado por debajo la línea de la encía. Este procedimiento se realiza cuando la enfermedad se encuentra en una fase temprana o moderada y su objetivo es devolverle la salud a las encías para que puedan volver a cumplir su función.

Una vez realizado el tratamiento, es importante mantener unos buenos hábitos con el cepillado y el hilo dental y acudir a las visitas periódicas que nos recomiende el dentista. Debemos tener en cuenta que la enfermedad periodontal es una infección crónica y que de no monitorizarla, se repetirá. Cada vez que esto suceda, el daño de los tejidos periodontales será mayor y correrás un mayor riesgo de perder los dientes.

Si tienes cualquier duda, contacta con tu clínica dental con el sello de calidad DentalQuality®.