Diferencias entre gingivitis y periodontitis

encias-blog

Diferencias entre gingivitis y periodontitis

Hace unos días hablamos de la rama médica de la periodoncia dental y de las enfermedades que conlleva. En este post las detallaremos y, sobre todo, las diferenciaremos porque aunque el origen es el mismo, sus consecuencias y tratamiento es diferente y es importante para el paciente saberlo.

Ya dijimos en su día que “lo peor” de estas enfermedades es que cuando se detectan por el especialista, algunas veces es tarde y eso sucede porque no tiene apenas síntomas y tampoco duelen, de ahí la importancia de las revisiones regulares para poder prevenir y atajar el proceso en su fase inicial. Quizás la primera alarma es el sangrado de las encías, aunque como eso muchas veces sucede solo con el cepillado, el paciente no lo tiene muy presente o le quita importancia y así se retrasa el diagnóstico.

Es fundamental saber que a este primer síntoma, ya se acuda al odontólogo para así poder detener la enfermedad, cuya recuperación siempre será más fácil en estas primeras fases.

¿Pero, cuáles son exactamente las diferencias entre gingivitis y periodontitits?

La gingivitis es la inflamación de la encía sin que conlleve la pérdida de soporte óseo, siendo un proceso reversible, aunque si no se trata, evolucionará hacia su forma crónica, que es la periodontitis. En este caso, ya está afectado el ligamento periodontal creándose bolsas y el hueso debilitándose progresivamente, lo que conduce a una afección de los tejidos de soporte del diente. Así pues, podría decirse que la principal diferencia es el grado de gravedad de la enfermedad y las partes dentales a las que afecta, llegando al peor diagnóstico que es la movilidad de las piezas dentarias y, en consecuencia, la caída irreversible de las mismas.

Cuando el paciente visita la clínica dental, si se encuentra en la primera fase de la enfermedad, es decir, con gingivitis, el primer paso es tratar de eliminar la infección para curar los tejidos y luego proceder a unos cuidados específicos. Si en el peor de los casos, se le llega a diagnosticar ya una periodontitis, es obligatorio realizar una regeneración de los tejidos periodontales destruidos que no siempre logra atajar la enfermedad porque ya se encuentra en un proceso muy avanzado. Llegado a este caso, el odontólogo decidirá que lo mejor es sustituir las piezas perdidas por otros diente con implantes o prótesis. Ésta sería otra de las diferencias: el tratamiento.

Llegado a este punto, sobre decir que conociendo ya estas enfermedades al detalle y las consecuencias que comportan, resulta mucho más fácil y mejor para todos los pacientes acudir al especialista al primer síntoma de alarma que, en estos casos, es el sangrado de las encías. Aunque también hay otros, como que éstas estén enrojecidas e inflamadas o incluso el mal aliento o halitosis.