Después de la extracción dental

las-mejores-clinicas-dentales-son-miembro-de-sello-de-calidad-dentalqualityjpg[1]

Después de la extracción dental

Lo más importante después de la extracción dental es conseguir que se forme un coágulo de sangre en la zona para frenar el sangrado y que empiece el proceso de recuperación. Con esta intención, el dentista te pedirá que muerdas una gasa durante media hora después de la intervención. En caso que el sangrado todavía continúe, cambia la gasa y repite el procedimiento. Puede que tengas que hacerlo varias veces. En cualquier caso, el dentista de tu clínica dental con el sello de calidad DentalQuality® te habrá indicado el tiempo que puede durar esta situación y, de sobrepasarlo, deberás contactar con él.

La importancia del coágulo de sangre

Una vez se ha formado el coágulo de sangre, es importante no molestarlo ni desalojarlo ya que es un activo clave en la recuperación de la zona. Por este motivo, debes evitar enjuagarte la boca vigorosamente, succionar pajitas, fumar o beber alcohol durante 48 horas. Todas estas acciones pueden desalojar o disolver el coágulo, lo que retardaría la recuperación.

Es aconsejable evitar el enjuague durante las 24 horas posteriores a la extracción. Entonces, puedes empezar a enjuagarte la boca cuidadosamente 3-4 veces al día con agua y sal. También debes evitar hacer ejercicio físico durante las siguientes 48 horas, ya que esto incrementaría la presión sanguínea y podría causar un mayor sangrado.

Combatir el dolor post-extracción

Una vez se ha extraído el diente puede que sientas un poco de dolor o notes hinchazón en la zona. Aplicar hilo en la mejilla a la altura de la zona afectada ayudará a reducir la inflamación, que debería desaparecer por completo al cabo de 72 horas.

Tomar los antiinflamatorios y los otros medicamentos que te haya recetado el dentista te ayudará a reducir la inflamación y las molestias. Así mismo, seguir una dieta blanda y tomar mucha agua te ayudará a evitar posibles efectos secundarios como malestar y náuseas.

Puedes empezar a comer normal en cuanto te encuentres bien. Es importante que retomes tu rutina de higiene dental al cabo de 24 horas. Esto debe incluir el cepillado dental y el uso del hilo dental. Mantener la boca sana ayudará a evitar la acumulación de placa y comida, sustancias que podrían causar infección en la zona.

El dentista de tu clínica dental con el sello de calidad DentalQuality® te indicará todos aquellos cuidados necesarios tras una extracción dental. Seguir sus instrucciones te ayudará a conseguir una rápida recuperación.