¿Cómo tratar la sequedad bucal?

dolor-dental-blog

¿Cómo tratar la sequedad bucal?

En el campo de la odontología existen una serie de enfermedades y patologías que se consideran comunes. La caries dental en la infancia, la caries radicular entre los adultos, la enfermedad de las encías, el bruxismo… Y entre ellas se encuentra la sequedad bucal, también conocida como xerostomía. Se describe como la sensación de falta de saliva en la boca, de pegajosidad y de sed constante.Tener sequedad bucal puede dificultar las funciones de nuestra boca: tragar, masticar o incluso hablar con claridad. Además, los dientes presentan más riesgos de cariarse y el paciente es más propenso al mal aliento. ¿Qué causa la sequedad bucal? ¿Cómo podemos tratarla?

Esta afección suele aparecer cuando el paciente no produce el flujo salival suficiente como para sentir la boca húmeda. Existen varias razones por las que las glándulas salivales no producen la saliva suficiente. La boca seca puede ser un efecto secundario de algunos medicamentos (como las pastillas para la depresión), el resultado de algunas enfermedades (como la diabetes) o una consecuencia de tratamientos de radioterapia o quimioterapia. Los daños en los nervios también pueden reducir la producción de saliva. Ante esta lista de causas, ¿cómo podemos combatir la sequedad bucal?

Las clínicas con sello de calidad DentalQuality® disponen de diferentes medidas para tratar la sequedad bucal, pero la opción más adecuada siempre depende de la causa que origina el problema. De hecho, la única manera de corregir esta patología es actuando sobre sus causas. Si es producida por algunos medicamentos, el paciente debe consultar a su médico para cambiar la prescripción o la dosis. Si son las glándulas salivales las que no funcionan correctamente, el dentista puede prescribir algún medicamento que ayude a dichas glándulas a trabajar mejor. Si no conseguimos eliminar la sequedad bucal también es posible recurrir a humedecedores como sustitutos de la saliva.

Muchos pacientes no son conscientes de que padecen sequedad bucal y, como consecuencia de ello, no consultan a ningún especialista para revertir sus efectos. Como síntomas de esta patología podemos destacar:

  • Sensación de boca pastosa y seca.
  • El paciente presenta frecuentemente dificultades para deglutir.
  • Sensación de ardor en la lengua.
  • Sensación de sequedad en la garganta.
  • Los labios se muestran algo resecos y presentan fisuras.
  • El paciente ve como su capacidad del gusto se reduce.
  • Es frecuente la aparición de llagas en la boca.
  • El mal aliento (también conocido como halitosis) es común.
  • El paciente no sólo presenta dificultades para deglutir, sino también para masticar e incluso hablar. La articulación correcta de determinadas palabras puede ser complicada.