¿Cómo se trata el bruxismo?

dolor-dental-blog

¿Cómo se trata el bruxismo?

El bruxismo es un hábito inconsciente que a menudo pasa desapercibido ya que se produce mayormente durante las horas de sueño. Es por este motivo que solemos ser los odontólogos quiénes nos damos cuenta de su presencia al detectar sus signos en los chequeos dentales o después de relacionar varios síntomas comentados por el propio paciente. Una vez hemos diagnosticado el bruxismo, es importante estudiar las causas que lo provocan, ya que de ellas depende el tipo de tratamiento que llevaremos a cabo.

Existen dos maneras de tratar el bruxismo. Una se centra en evitar los síntomas de la dolencia, mientras que la otra intenta frenar el hábito en sí mismo.

Tratamientos para evitar los síntomas

  • Aplicar frío o calor en la zona de las molestias
  • Masajear los músculos de la mandíbula, del cuello y de la cara para aliviar la tensión
  • Recibir terapia con un fisioterapeuta
  • Realizar ejercicios para relajar la mandíbula
  • Tomar relajantes musculares

Tratamientos para frenar el hábito de rechinar o apretar los dientes

  • Reducir el estrés
  • Beber más agua
  • Dormir más
  • No masticar chicles ni objetos de ningún tipo
  • Relajar conscientemente la mandíbula durante el día
  • Utilizar una férula dental
  • No tomar alcohol ni cafeína

El papel de la férula dental nocturna

De todas las posibles soluciones, la más utilizada es la férula dental nocturna. Esta aplicación es similar a un protector bucal deportivo y se fabrica de manera personalizada para cada paciente. Además de proteger los dientes del desgaste prematuro, la férula oclusal también puede corregir la mordida del paciente al colocar la mandíbula en una posición que someta los músculos a menos presión. Así se evita la sobrecarga de la zona, que suele producir molestias especialmente a primera y a última hora del día.

Más allá del tratamiento del bruxismo

Por desgracia, no existe un método infalible para curar el bruxismo, pero los odontólogos contamos con muchas técnicas que nos permiten reducir su afectación y controlar sus síntomas. Utilizando una férula dental, empleando métodos para controlar el dolor y fortaleciendo la mandíbula con ejercicios, podemos disminuir sus síntomas y evitar así sus dañinas consecuencias.

Para más información sobre cómo se trata el bruxismo, contacta con tu clínica dental con el sello de calidad DentalQuality®.