Consejos dentales

¿Qué es DentalQuality® y su certificación? Lo primero que todo el mundo debe saber es que la certificación DentalQuality® no se compra. No es algo que se consiga simplemente con dinero. Es un sello de calidad que se logra con trabajo, ya cualquiera de las clínicas dentales que a día de hoy poseen el Sello de Calidad DentalQuality® han sido capaces de superar un dura auditoría bajo la norma privada AE052013/17 que ha acreditado que sus procesos de trabajo tienen una calidad excelente.

De manera que la certificación DentalQuality® no es algo que una a clínicas dentales para formar parte de una franquicia o una cadena de empresas aliadas por el interés económico. No, no es el espíritu de DentalQuality®. A nosotros nos une la calidad de nuestro servicio donde todo se basa en la atención al paciente y en su salud bucodental. ¡Es un tema de salud!  

Para lograrlo, cualquier clínica dental de España puede solicitar la auditoría de un comité de expertos que van a analizar su trabajo desde diferentes puntos de vista. Tanto desde una perspectiva médica como de atención al paciente, e incluso teniendo en cuenta la formación de toda la plantilla o los proveedores con los que se trabaja. Si finalmente supera los exigentes niveles de calidad que se buscan, tendrá acreditación DentalQuality®, la cual para ti, como paciente, es toda una garantía de un excelente servicio y atención. 

Por qué elegir una clínica con la acreditación DentalQuality®

La idea que inspira a todas las clínicas con el sello DentalQuality® es que antes que el rendimiento económico, se persigue la salud bucodental de sus pacientes. En este objetivo se pueden resumir todos los motivos para elegir cualquiera de las clínicas dentales con esta garantía. Pero vamos a darte varios ejemplos que seguro que te terminarán de convencer.

  • Clínicas privadas: cada una de ellas con un grupo de profesionales odontólogos y estomatólogos vocacionales. Unos médicos de dilatada experiencia y en continua formación y mejora, algo que se valora mucho para conseguir la acreditación DentalQuality®, y que una vez lograda se sigue promoviendo.
  • Clínicas dotadas de las últimas tecnologías y con el mejor instrumental para desarrollar con éxito los tratamientos más novedosos. Este es otro punto muy a tener en cuenta para conseguir y mantener el sello de calidad. Pero como decíamos, no solo se valoran las cuestiones médicas y técnicas… 
  • El factor humano es sumamente importante dentro de cualquier clínica con la acreditación DentalQuality®. En ellas se es consciente que tratamos con personas, por ello se cuida mucho la relación humana con nuestros pacientes. Queremos que confíes en nosotros y nosotros te recomendaremos lo mejor para ti.

No tengas duda y si en tu ciudad ves que hay alguna clínica dental con el Sello de Calidad DentalQuality®, puedes estar completamente seguro de que en ese sitio trabaja un equipo de profesionales con los que tu salud bucodental estará en las mejores manos.

Localiza tu clínica DentalQuality® más cercana

Las enfermedades bucodentales en deportistas podría pensarse que es poco común. Pero paradójicamente dentro de ese cuidado de la salud, los aspectos odontológicos no suelen vigilarse demasiado. O al menos eso indican distintos estudios realizados entre deportistas de élite. En ellos se ha descubierto un porcentaje de enfermedades bucodentales superiores a la media de la población.

¡Unos datos sorprendentes! Más aún teniendo en cuenta que están comprobados los efectos beneficiosos del deporte en la salud oral, y viceversa. Es decir, que un estado perfecto de nuestra dentadura incide muy positivamente en el rendimiento deportivo. Entonces, ¿por qué tantas enfermedades bucodentales en deportistas?

Desde DentalQuality® vamos a intentar explicarte esta paradoja.

Quizás tú no seas un deportista de élite, pero sí un buen aficionado a practicar running, fútbol, ciclismo, baloncesto, natación o cualquier otra disciplina deportiva. Eso siempre es muy recomendable para tu salud en general. Y sea cual sea tu deporte favorito, tendrás hábitos que se pueden asemejar a los de los profesionales, así que te vamos a dar unos cuantos consejos para que no sufras las mismas enfermedades bucodentales que sufren ellos.

4 consejos para evitar enfermedades bucodentales en deportistas

  • Hidrátate: Otra motivo para la aparición de enfermedades bucodentales entre deportistas viene de la deshidratación que a veces sufren durante sus grandes esfuerzos físicos. Así que tú no cometas ese error, hidrátate de forma constante. La falta de agua conlleva a tener una boca seca y la disminución del nivel de saliva, condiciones ideales para alterar el sistema inmunológico y que nos ataque la caries dental.
  • Disfruta del deporte: Nuestro consejo es que disfrutes del deporte, te relajes con él. Está bien un poquito de competición, pero no eres un profesional y no hay que obsesionarse por las victorias ni los récords. Eso puede ser perjudicial ya que genera estrés. Y el estrés es el mejor aliado de una de las enfermedades bucodentales más habituales: el bruxismo, ese apretamiento nervioso de los dientes que no genera nada bueno en nuestras piezas dentales y encías.
  • Sé previsor: Hay deportes en los que el contacto físico va implícito. Y ese contacto a veces son golpes que afectan a boca y dientes. El porcentaje de pérdida de dientes entre ciertos deportistas es muy grande. Así que sé previsor y no dudes en usar protectores bucales.

En definitiva, que si te encanta practicar deporte, sigue haciéndolo, pero con estos sencillos consejos puedes evitar las enfermedades bucodentales que acarrean las malas prácticas. Y en cambio, solo tendrás los efectos beneficios del deporte en tu salud oral.

Está demostrado que la práctica deportiva habitual refuerza nuestro sistema inmunitario, tiene un efecto antiinflamatorio, evita sobrepeso y ayuda a un mejor estado mental. A su vez, una buena salud bucodental  incide en un mejor rendimiento deportivo.

Y aquí van dos últimos consejos de los odontólogos DentalQuality® Uno seguro que te lo esperas: cuida de tu higiene dental y visítanos periódicamente para seguir aconsejándote. Y otro te va a sorprender, sal y haz deporte, también es estupendo para tu salud bucodental.

Encuentra tu clínica certificada

¿Te sangran las encías? Para que todo el mundo lo entienda, podemos decir claramente que cuando sangran las encías es que hay algún problema. Pese a lo que se pueda escuchar alguna vez, el sangrado de encías no es lo normal, no es positivo, y siempre indica alguna enfermedad que afecta la salud bucodental. ¡Afecta a tu salud en general! 

Es cierto que a veces pueden sangrar las encías tras un episodio concreto como el mordisco a un alimento muy duro, o que también es habitual el sangrado durante procesos hormonales asociados a la menstruación, la pubertad e incluso la menopausia. Pero en el resto de ocasiones, si sangran nuestras encías nos están indicando que están sucias e inflamadas. 

Esa falta de higiene bucal y la posterior inflamación son señales de dos posibles enfermedades. Una más leve, como es la gingivitis y otra más grave, la periodontitis, que al fin y al cabo es la evolución de la primera. 

La gingivitis es fruto de la presencia de bacterias en la zona entre el diente y la encía. Un problema que va más allá de la estética, ya que supone un debilitamiento de las encías, su inflamación y el posterior sangrado. 

Es algo que sencillamente solucionaremos con unas técnicas de limpieza adecuadas. Pero en el caso de que no hagamos eso, el problema irá a más, hasta convertirse en un caso de periodontitis, en el que las bacterias ya afectan a la raíz de los dientes y al hueso. Un problema más doloroso, más costoso y con peor remedio, ya que puede concluir con la pérdida de alguna pieza dental.

Para evitar llegar a esta situación, los expertos odontólogos de DentalQuality® queremos darte unos consejos claves para librarse del sangrado de tus encías:

4 consejos para que dejes de decir que me sangran las encías 

El consejo básico para cuidar tus encías es mantener la mejor higiene bucal posible. Así que te vamos a indicar cómo llevarla a cabo. 

  • Cómo hacer el cepillado diario: Los dientes hay que cepillarlos después de cada comida. Pero no solo consiste en cepillar sin más. Tiene que ser una acción efectiva. Es decir, debemos invertir al menos dos minutos en él. Y prestando especial atención a la zona más conflictiva que es la unión entre los dientes y las encías.
  • Para ello colocar el cepillo en un ángulo de 45 grados y así aplicarlo de forma suave y rotatoria en esa zona. Y mucho mejor si primero nos limpiamos toda la dentadura, por delante y por detrás, usando la mano derecha, y después la izquierda, ya que así cambiamos los giros y la posición del cepillo llegando a distintos puntos. Y pon especial atención a tu pasta de dientes, ¿es la mejor para tu salud bucodental?
  • Usar la seda dental: Tras el cepillado, al menos en el de la noche, hay que repasar los espacios interdentales con la seda dental. El mejor aliado para evitar la placa bacteriana que acaba atacando a las encías.
  • Limpiar sin miedo: El motivo de un sangrado de encías nunca es por un cepillado agresivo ni por el uso de la seda dental. Si sangran las encías es por otro motivo, así que nunca dejar la cuestión de la limpieza bucal por esta razón, ya que contribuiremos a agravar el problema.
  • Acude al dentista: Si el sangrado de encías persiste, pide cita en tu dentista de confianza. Él puede proceder a una limpieza más profunda, y recomendarte las mejores herramientas para enfrentarte a este problema antes de que no tenga remedio.
  • Es decir, los odontólogos te podemos recomendar el mejor cepillo, la mejor pasta dentífrica que siempre llevará flúor, e incluso el colutorio más apropiado para tu problema.

¡No lo dudes, si sangran tus encías, ve al dentista y ponle freno antes de que se convierta en un problema mayor!

 

Encuentra tu clínica certificada

El mal aliento o halitosis es uno de esos problemas que ninguno que queremos sufrir. Y mucho menos en ciertas situaciones, desde una entrevista de trabajo hasta una cita romántica. Un mal aliento puede convertir en un desastre a ambas situaciones. Así que para que puedas evitarlo, los especialistas en salud bucodental de DentalQuality® te queremos hablar de las causas de la halitosis y cómo puedes combatirla.

Lo primero que debes saber es que de cada cuatro casos de mal aliento, tres tienen origen justamente en la boca. Y únicamente uno se puede deber a infecciones nasales, problemas gástricos o enfermedades severas de las encías. Así que el primer trabajo como dentistas consiste en determinar la causa del mal aliento, de manera que le podamos poner remedio. A continuación te indicamos algunas de las causas que lo provocan:

  • La mala higiene oral
  • Enfermedades bucales
  • Factores externos como ciertas comidas y bebidas
  • Infecciones respiratorias
  • Boca seca debido a ciertos tratamientos médicos
  • Enfermedades sistémicas como la diabetes o problemas de hígado entre otros

Una vez que determinamos la causa del mal aliento, ya podemos intervenir para aplacarlo. Eso sí, en los últimos motivos poco podemos hacer los dentistas salvo recomendar ciertas soluciones temporales, pero no definitivas, como algunos colutorios o chicles contra el mal aliento.

6 consejos contra el mal aliento

Como en tantos y tantos casos relacionados con la salud bucodental, el mejor consejo que os podemos dar está vinculado con la prevención, y por tanto con la higiene bucal. Y os lo vamos a razonar.

  • Un buen cepillado de dientes: En un altísimo porcentaje, el mal aliento está relacionado con los restos de comida que se quedan entre nuestros dientes y encías. Esos restos a la larga no solo van creando bacterias que amenazan con la gingivitis, sino que también desprenden mal olor que es nuestra halitosis. Así que invertir al menos dos minutos en un buen cepillado de dientes y de nuestra lengua es la mejor herramienta para luchar contra el mal aliento. 
  • Usar la seda dental: El imprescindible complemento del cepillado de dientes es la seda o hilo dental. Ella es la encargada de eliminar esos resquicios de alimentos que se instalan en los espacios interdentales, los cuales, por minúsculos que sean, se convierten en los causantes de ese mal aliento tan desagradable.  
  • Cuidado de las dentaduras postizas: Al igual que los dientes naturales, también las dentaduras postizas sucias pueden generar mal aliento. Así que su limpieza diaria es obligada. 
  • Tratamientos para enfermedades bucodentales: Si vuestro mal aliento se debe a enfermedades como la gingivitis o la periodontitis, solo hay un remedio para solucionarlo: que esas enfermedades las trate vuestro dentista. 
  • Beber mucha agua: Una boca seca por deshidratación o por una incorrecta respiración bucal no genera saliva, y la saliva crea por sí misma sustancias que combaten el olor del mal aliento. Así que lo mejor es comer algo cada cierto tiempo y beber mucha agua. Ya de paso, así puedes comprender porque huele mal el aliento al levantarnos, ya que son muchas horas sin comer ni beber y con una salivación deficiente. No obstante, esta halitosis transitoria se soluciona rápidamente.  
  • Evitar ciertos productos: También es un mal aliento transitorio el que producen algunos alimentos como el ajo o la cebolla. Por no hablar del café, el tabaco o el alcohol. Todos estos generan un mal olor que pasará por sí solo, o que podemos combatir de forma inmediata con algún chicle que nos haga salivar y refresque nuestra boca. 

Nuestro último consejo es que si tienes un mal aliento constante, analiza bien cómo te limpias diariamente los dientes. Y si piensas que lo haces bien y de la forma correcta, visita a tu dentista para que identifique el porqué de tu halitosis.

¿No sabes a dónde acudir para una consulta? Encuentra tu clínica certificada

Con la llegada del invierno se instalan en nuestro día a día las temperaturas bajas. Nuestro sistema inmunológico se debilita y sufrimos algún que otro catarro durante estos meses del año. Son varios los factores que, durante el invierno, afectan a nuestra salud bucal. Para mantener unos dientes sanos es importante estar alerta de lo que puede causarnos dolor y malestar en los dientes. 

Solemos relacionar el invierno con la época de celebraciones pero también con los labios cortados, dolores en la boca o la aparición de llagas. Si queremos prevenir todas estas cosas, debemos seguir cuidando de nuestros dientes, ¿cómo? Te compartimos algunos consejos por parte de los odontólogos de DentalQuality®.

Cómo cuidar la salud de tu bucal en época de frío 

  1. Cuidado con la temperatura de los alimentos: A pesar de que sea lo que más estemos deseando, hay que tener cuidado con el exceso de platos y bebidas calientes. Los cambios bruscos de temperatura son malos para nuestra salud oral y favorecen la sensibilidad dental. Recomendamos que la comida no esté extremadamente caliente y no abusar de las bebidas calientes.
  2. Cuida tus labios: Con las bajas temperaturas debemos estar atentos a la hidratación de nuestro cuerpo, y principalmente de nuestros labios. Estos tienden a secarse creando pequeños cortes que, junto con la bajada de defensas, puede facilitar la aparición de llagas. Es importante tener un bálsamo labial a mano para mantener los labios hidratados.
  3. La sensibilidad dental es sin lugar a dudas el principal efectos del frío en nuestra boca. A través de una dieta equilibrada, una correcta higiene bucal con una pasta de dientes específica y una visita a tu dentista con regularidad, podemos evitar la aparición de la sensibilidad en los dientes.
  4. ¡Legumbres! El alimento estrella durante estos meses deben ser las legumbres. Estas son altas en vitamina B, la cual ayuda por ejemplo a regenerar los labios tras cortarse. Además, las legumbres no son propicias a crear manchas en los dientes como otros alimentos, por lo que pueden ser tu gran aliado en invierno.
  5. Vitamina C: Si somos propensos a la aparición de llagas en la boca, podemos hacer algo para prevenirla: mantener una buena higiene y comer alimentos con vitamina C. Esta ayuda al sistema inmunológico se fortalecerá y protegerá las encías, y unas encías sanas son dientes más limpios y fuertes.
  6. La higiene bucal es clave: No debemos olvidar los hábitos  más importantes de la salud dental. Es decir, el cepillado de dientes al menos dos veces al día, acompañado de una limpieza con seda dental y enjuague bucal. Es el principal ritual que protege nuestra salud bucodental.

 

¿Crees que necesitas una visita al dentista?

Localiza tu clínica más cerca con el Certificado de Calidad DentalQuality®

Al empezar un nuevo año solemos establecer una serie de objetivos que nos ayuden a tener una vida más sana y a gusto con nosotros mismos. Sí, hablamos de esa lista de propósitos en la que incluímos todo aquello que debemos hacer sí o sí, hoy o nunca. Ir al gimnasio, mejorar nuestra dieta para deshacernos de unos cuantos kilos de más, aprender inglés, realizar un gran viaje… ¡no debemos olvidarnos de la salud bucodental como un propósito para 2019.

La salud dental es básica para nuestro bienestar y debe iniciarse en la infancia. Las enfermedades bucales no tratadas, pueden tener un gran impacto sobre la calidad de vida de nuestra vida y la gran mayoría pueden prevenirse. Si durante el paso de los años no hemos prestado atención a nuestra salud oral, la llegada del año nuevo es un buen momento para hacerlo porque no hay mejores dientes que los nuestros, y por lo tanto, no está mal incluir en nuestros propósitos podemos algunas acciones que además, mejorarán nuestra sonrisa.

Los mejores propósitos de salud bucodental según los ortodoncistas de DentalQuality® 

  • Mejorar la dieta: Los alimentos que ingerimos repercuten directamente a nuestros dientes. Mantener una dieta sana con bajos niveles de azúcar ayudará a mantener unos dientes sanos. El azúcar facilita la aparición de caries y afecta al esmalte de los dientes.
  • Reducir o eliminar el consumo de alcohol y tabaco: Es bien sabido lo peligroso que es el tabaco así como el alcohol para la salud de nuestra boca. Si bien no es un pecado beber una cerveza al día, hay que ser conscientes de las consecuencias que conlleva abusar de estos productos. Tanto el alcohol como el tabaco propician graves enfermedades.
  • Higiene bucal: Uno de los básicos para una buena salud dental es el cepillado de dientes, recuerda, al menos dos veces al día. Este ritual va acompañado del uso de seda dental y enjuague bucal. No encontrarás mejor medida de prevención que esta.
  • Visitar a tu dentista: A pesar de seguir una buena rutina de higiene bucal, debemos ser atendidos por profesionales y prevenir posibles enfermedades. Un buen propósito para el año nuevo es no olvidarse de la revisión con el dentista, al menos dos al año.
  • Cuidar el nivel de estrés: El trabajo y el nivel de vida acelerado puede llevarnos a altos niveles de estrés. Esto lo acabamos pagando con nosotros mismos con una mala dieta, no dormir horas suficientes o mordiéndonos las uñas y apretando nuestros dientes unos contra otros. Es un buen momento para proponerse cuidar más de uno mismo y no morderse las uñas. Reducir el estrés es sumar a una sonrisa sana.
  • Un tratamiento de limpieza bucal: Finalmente, para gozar de una  buena salud bucal es recomendable hacerse un tratamiento de limpieza bucal al año. ¡2019 es el año! Más allá de nuestros hábitos de higiene bucal, siempre pueden quedar restos de alimentos o bacterias en los dientes. Con una limpieza ayudamos a prevenir posibles enfermedades así como mantener un buen aliento, dientes limpios y encías sanas.

La salud bucodental debe estar en tu lista de propósitos para 2019, te ayudará a mejorar tu salud, pero también a tener mayor confianza en nosotros mismos y una mejor relación con la salud de nuestro cuerpo.

Me interesa una limpieza dental

El cepillado de los dientes es básico para tener una buena salud bucal. Son muchos los mitos que existen alrededor de esta rutina donde la pasta de dientes es uno de los puntos clave para cepillarse los dientes adecuadamente. No, no todas son iguales y hoy en día, tenemos una gran variedad de marcas y de pastas de dientes en el mercado. Debemos considerar que no siempre la más popular o la de precio más elevado será la mejor para nuestra salud bucodental. 

Es por ello que queremos hablarte de las características que debes considerar antes de decidirte por una pasta de dientes u otra. Es importante ser conscientes de que los dentífricos no hacen milagros y que muchas veces su publicidad promete más de lo que aportan realmente. Pero, ¿hay una mejor que otra? ¿Qué debemos tomar en cuenta?    

Cuatro características de una pasta de dientes 

  • El flúor es el ingrediente clave para una buena pasta de dientes. Si queremos mantener unos dientes limpios debemos usar una pasta de dientes con flúor. Este ingrediente ayuda a eliminar placa bacteriana y prevenir caries. Es importante tomar en cuenta que la cantidad de flúor en la pasta de dientes deberá ser menor para el cepillado de dientes de niños con dientes de leche.
  • Una pasta adecuada a tu salud bucal: Cada uno de nosotros goza de una salud bucal mejor o peor. Hay que adecuar nuestra pasta de dientes al estado de estos. Si sufrimos de sangrado dental o gingivitis, deberemos usar una pasta de dientes más potente que contenga algún antiséptico. Aún así, esta no debería convertirse en nuestra pasta de dientes habitual y si el problema persiste deberíamos acudir al dentista.
  • Sensibilidad dental: Es probable que durante algunas épocas del año, sobre todo en el invierno, tengamos sensibilidad dental, ya existen pasta de dientes especializadas a minimizar esta dolencia. Sin embargo, aún cuando consideres que no sufres de sensibilidad dental, es mejor utilizar una pasta para dientes sensibles que una pasta con intenso sabor a menta.
  • Menos ingredientes, más limpieza: Hoy en día se habla mucho acerca de lucir unos dientes limpios y blancos y son muchas las pasta de dientes blanqueantes que hay en el mercado. No debemos olvidar que son muchos los factores que influyen a tener unos dientes blancos. El uso de una pasta de dientes específica no marcará la diferencia, sino que debe ser un complemento a un tratamiento y a una rutina de higiene bucal.

¿Estás buscando una clínica dental para revisar tu salud bucal? Aquí

Se acercan las fiestas navideñas y, con ello, un gran séquito de celebraciones y comidas con nuestros seres más queridos. Uno de los elementos más importantes durante estas fechas es la comida, concretamente los dulces navideños. Durante estas semanas del año es fácil dejarse llevar ante los grandes banquetes, y no se convierte en un problema si no descuidamos la higiene bucal.

No olvidemos que la salud bucodental es una de las bases para la salud general de nuestro cuerpo. Salud bucal significa más que dientes saludables. “Bucal” se refiere a la boca, que incluye no sólo los dientes, las encías y el tejido de apoyo, sino también el paladar duro y el suave, el recubrimiento mucoso de la boca y de la garganta, la lengua, los labios, las glándulas salivales, los músculos para masticar y la mandíbula.

Un detallado examen bucal puede detectar señales de deficiencias nutricionales así como varias enfermedades sistémicas, incluyendo infecciones, desórdenes del sistema inmunológico, lesiones, etc.  No, no es cualquier cosa y va más allá de cepillarse los dientes. ¿Cómo podemos cuidarnos durante esta navidad? Desde DentalQuality® te hemos preparado unos consejos:

Consejos para cuidar la salud bucodental en fiesta

  • Cuidado con el exceso de bebidas carbonatadas. Las bebidas con gas, como la gaseosa o los refrescos, contienen ácidos facilitando así la aparición de caries y disminuyendo el PH de nuestros dientes. Si puedes evitarlas, mejor.
  • El azúcar no es tu aliado: El azúcar es el alimento clave para la aparición de caries en nuestros dientes. A todos nos gusta atiborrarnos de dulces navideños durante estas fechas, pero debemos de tener cuidado. Por ejemplo, es mejor ingerir chocolate negro que blanco o con leche, ya que tiene menos azúcar. También podemos priorizar los dulces con frutas en vez de chocolates. La OMS recomienda no tomar más de 5 cucharitas de azúcar al día.
  • Evitar comer entre comidas: Te recomendamos controlar la cantidad de veces que se comen, hacerlo entre una comida y otra no es beneficioso para tus dientes. Lo mejor es optar por fruta, tomar agua, frutos secos, antes que dulces y recalentados.
  • Cuidado con las bebidas alcohólicas: Suelen tener un papel protagonista durante las comidas con amigos y familiares. El momento del brindis siempre es acompañado por una copa de vino o cava. Hay que saber que el vino, sobre todo el tinto y blanco, propician la aparición de manchas en los dientes, y que la mayoría de las bebidas alcohólicas representan azúcar para tu boca.
  • Seguir con los hábitos de higiene bucal básicos. Debemos seguir cepillando los dientes, preferiblemente, tres veces al día. Usar seda dental y enjuague bucal, para esto no importa la temporada del año, es la mejor medida de prevención de enfermedades bucodentales.

No debemos olvidarnos que para mantener una buena salud bucodental es importante acudir a revisiones con el dentista. ¿Estás buscando dentista?

Recientemente se ha demostrado que tener una buena salud bucodental ayuda a mejorar el rendimiento deportivo. Quizás no te habías parado nunca a pensarlo, pero el deporte es uno de los factores clave para llevar un estilo de vida saludable, y parte de este estilo de vida saludable es cuidar como es debido de tu boca, por eso dientes sanos y deporte van unidos.

 

Según un informe de la SEPA (Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración), existe una asociación directa entre salud bucodental y deporte. Y esta asociación es mutua, es decir, una buena salud oral influye en unos mejores resultados deportivos y la práctica del deporte influye en la salud oral. Veamos con mayor detalle en qué consiste esta relación.

 

Por todos es sabido que el deporte, si se practica de forma regular, forma parte de un estilo de vida saludable. Dicho estilo de vida limita los riesgos de patologías, tanto a nivel oral como general. Aun más, se ha demostrado que practicar deporte tiene un efecto antiinflamatorio y mejora el sistema inmunológico. Con ello queremos decir que las personas que hacen deporte regularmente corren menos riesgo de sufrir factores inflamatorios que conllevan a la aparición de enfermedades como la periodontitis. Como ya sabes, la periodontitis es la enfermedad de las encías provocada por una inflamación producida, a su vez y entre otras causas, por la acumulación de sarro. Todas las clínicas dentales con el Sello de Calidad DentalQuality© disponen de especialistas en periodoncia, la rama de la odontología que trata las enfermedades periodontales.

 

La periodontitis también se encuentra directamente relacionada con otras enfermedades, como la obesidad. Estudios científicos internacionales han determinado que la obesidad puede ser un factor de riesgo para sufrir la enfermedad de las encías. Y es que las personas que poseen un índice de masa corporal más bajo y que hacen ejercicio con mayores consumos de oxígeno suelen tener una mejor salud periodontal.

¿Cómo afecta tu salud bucodental a tu rendimiento deportivo?

Ya lo ves, dientes sanos y deporte son los mejores aliados. También hay que tener en cuenta el factor contrario: una mala salud bucodental puede provocar una inflamación sistémica que afecta a la salud global.

 

Parece mentira, ¿verdad? Y es que cualquier problema causado por una inflamación, como sería el caso de la periodontitis, afecta tanto a las encías como al resto del cuerpo. ¿Y esto puede llegar a perjudicar seriamente nuestra salud? Evidentemente, puesto que cualquier proceso inflamatorio favorece el desarrollo de enfermedades como las cardiovasculares, diabetes, infecciones respiratorias o resultados adversos del embarazo.

 

Y volviendo al tema central de nuestro artículo de hoy, todos estos problemas de salud afectan o impiden la práctica deportiva o el logro de resultados esperados. En concreto, la periodontitis está directamente relacionada con la aparición de contracturas musculares, fatiga muscular y recuperación más tardía de las lesiones musculares.

 

Con todo ello llegamos a la conclusión de que resulta de gran importancia que los deportistas y, sobre todo, los deportistas de élite se realicen revisiones bucodentales con frecuencia. En ocasiones, los problemas de rendimiento se pueden prevenir con hábitos saludables y de higiene bucal. Está claro que llevar a cabo un examen oral exhaustivo antes de iniciar una práctica deportiva habitual permite optimizar el rendimiento del deportista, prevenir lesiones y aportar información importante sobre su salud general.

 

¿Eres deportista? ¿Quieres mejorar tu rendimiento? Haz una visita al dentista y permite que este forme parte de tu equipo técnico. En cualquiera de las clínicas dentales con el Sello de Calidad DentalQuality© encontrarás a profesionales que querrán formar parte de este equipo y te ayudarán a mejorar tu rendimiento deportivo. Las revisiones orales son imprescindibles para prevenir lesiones y otros problemas de salud, así es que no esperes más y localiza tu clínica de confianza.  

 

 

La edad ideal para ortodoncia

Son muchos los niños que, por una razón u otra, deben llevar ortodoncia. Pero hoy en día hay muchos adultos que deciden arreglar sus dientes y empezar un tratamiento de este tipo. Debemos recordar que el objetivo de la ortodoncia es precisamente arreglar cualquier malformación o problema de colocación de las piezas dentales.

En el caso de los adultos, parece evidente que no existe una edad ideal para empezar un tratamiento de ortodoncia. Eso sí, una vez el odontólogo haya realizado el diagnóstico oportuno y planteado el tratamiento adecuado, lo mejor es no dejar pasar demasiado tiempo. La razón es que, cuanto más se tarde en empezar, más tiempo pasará sin arreglarse el problema e, incluso, este podría agravarse. Por eso, siempre es recomendable seguir las indicaciones del especialista.

Recuerda que todas las clínicas que cuentan con el Sello de Calidad DentalQuality© poseen especialistas que trabajan exclusivamente para mejorar la salud del paciente.

 

¿Pero qué ocurre cuando el paciente de ortodoncia es un niño?

Efectivamente, cuando el tratamiento de ortodoncia es para un niño, sí que podemos hablar de una franja de edad ideal. Bien, de hecho, existe dos franjas de edad ideales. Verás por qué.

 

La mayoría de los profesionales consideran que la etapa en la que aparecen los dientes definitivos es el momento ideal. Esto suele ser sobre los 12 o 13 años dependiendo de cada caso. En ese momento, resulta del todo aconsejable visitar al ortodoncista, puesto que será él quien revise exhaustivamente la boca del paciente y observe si hace falta o no un tratamiento de ortodoncia.

 

Los tratamientos que se suelen necesitar en esta etapa de la que hablamos son correctores, es decir, los tan conocidos brackets y, para los adolescentes, la ortodoncia invisible. Es evidente que para los más jóvenes esa sonrisa metálica puede suponer una incomodidad estéticamente hablando. Por esta razón, el ortodoncista, después de estudiar el caso con rigurosidad, determinará qué tipo de tratamiento será el mejor para él.

 

¿Y para los más pequeños hay aparatos de ortodoncia?

Sí, en cuyo caso hablamos de ortodoncia interceptiva. No nos cansaremos de recomendar las visitas anuales al dentista y, para los más pequeños, lo más acertado es empezarlas a partir de los 6 años. En esa etapa, los huesos de los niños son totalmente moldeables, se pueden reajustar si es necesario. Además, durante esa fase se encuentra la dentición mixta, es decir, la etapa en la que conviven dientes temporales y dientes definitivos que se van reemplazando poco a poco.

 

Precisamente es cuando salen los primeros morales definitivos cuando pueden surgir los inconvenientes más grandes. Por esa razón, en el caso en que el ortodoncista detecte alguna anomalía temprana, está a tiempo de empezar a corregirla y evitar que, en un futuro, el problema sea mayor. Las radiografías y las fotografías son las herramientas perfectas para ver el tratamiento más adecuado para cada paciente.

 

¿Y qué tipos de tratamientos forman parte de la ortodoncia interceptiva?

Uno de los tipos utilizados en este tipo de ortodoncia son los expansores de paladar, cuyo objetivo es tratar y corregir el crecimiento de los huesos maxilares cuando éste no es el adecuado. Según si lo que se necesita es modificar o potenciar el crecimiento de estos huesos, se utiliza aparatología fija o removible. Como siempre, tras un estudio exhaustivo del caso del paciente, será el ortodoncista quien plantee un tipo u otro.
Tanto si tienes que llevar a tu hijo al dentista como si crees que eres tú quien necesitaría un tratamiento de ortodoncia, no dudes en localizar la clínica con el Sello de Calidad DentalQuality© más cercana. Ponte en manos de los mejores profesionales.