7 malos hábitos que ponen en peligro tu salud bucal

7 malos hábitos que ponen en peligro tu salud bucal

El pasado sábado día 7 de abril se celebró el día Mundial de la Salud. Como ya hemos mencionado en alguna ocasión la salud bucodental está muy ligada a la salud general, así como, a la prevención y al descubrimiento de ciertas enfermedades. Por ello, desde DentalQuality te compartimos 7 malos hábitos que ponen en peligro tu salud bucal y debes evitar para gozar de una saludable sonrisa:

1. Malos hábitos en la acción del cepillado

El cepillado es fundamental a la hora de mantener una buena salud bucodental. La técnica y el tiempo empleado en él son la clave para que el cepillado cumpla con la función de mantener nuestra higiene bucal en un estado óptimo.

Muchas personas no dedican el suficiente tiempo para cepillarse los dientes. Es recomendable que este ejercicio dure al menos dos minutos. Por eso es importante hacerlo sin prisas y con relajación.

Además, es importante tener una buena técnica, ya que un mal cepillado puede dañar nuestros dientes. Se tiende a pensar que cuanto más fuerte nos cepillamos más bacterias se eliminarán de nuestros dientes, lo que es completamente falso. Cepillarse demasiado fuerte provocará daños y desgaste en el esmalte y recesión gingival. El cepillado debe ser suave y con movimientos circulares, pasando por todos los dientes tanto frontalmente como por detrás.malos hábitos bucodentales

 

2. Descuidar el cepillo de dientes

 

La vida útil de los cepillos de dientes ronda los 3 meses. Por este motivo es muy importante cambiarlo con esta frecuencia. En el momento que los filamentos están gastados el cepillo deja de cumplir su función y el cepillado pierde calidad. Asimismo, es importante guardar correctamente el cepillo una vez es usado para evitar la aparición de gérmenes en él.

 

3. Cepillarse justo después de comer

 

Es cierto que se recomienda lavar los dientes después de cada comida, pero esto no quiere decir que deba de ser inmediatamente después. Es aconsejable esperar al menos media hora para cepillar los dientes, especialmente si hemos comido alimentos ácidos o bebido cítricos. Cuando estamos comiendo o bebemos el pH de nuestra boca se altera, disminuyendo notablemente y tardando unos minutos en volver a su estado natural. Por eso, en el caso de los alimentos ácidos y bebidas cítricas si nos lavamos los dientes justo después lo que vamos a hacer es repartir todo ese ácido por toda la boca y encima, frotarlo con el cepillo contra los dientes. Además, cepillarnos justo después puede generar daños en el esmalte de los dientes.

Aún así, si vamos con prisa existen trucos para no tener que esperar tanto a que el pH se regule, como: mascar chicle o enjuagarse la boca con agua.

 

4. No usar enjuague bucal ni seda dental

 

No se puede tener una buena salud bucal si obviamos el uso de estos dos elementos. El enjuague bucal es un producto imprescindible en la higiene bucodental porque consigue penetrar en todos los rincones de la boca y eliminar los microorganismos y las bacterias que forman el sarro y la placa bacteriana.
Por su parte, la seda dental nos ayuda también a retirar pequeños trozos de comida y placa entre los dientes. Gracias a su uso se previenen infecciones de las encías, halitosis y caries dentales.

 

5. Apretar los dientes y rechinarlosmalos hábitos bucodentales

 

Apretar los dientes y rechinarlos puede acarrear serios problemas bucales como el desgaste o incluso la rotura de las piezas. Este hábito puede convertirse en una enfermedad, denominada bruxismo y puede producirse de manera consciente o inconsciente. Este problema se puede solucionar visitando a tu dentista quien te dará los mejores consejos y valorará el uso de una férula dental.

 

6. Morder lápices, bolis o uñas

 

Muchas personas tienden a morder los objetos que tienen más a mano como los lápices, bolis o incluso sus propias uñas. Estos son muy malos hábitos, ya que pueden dañar el esmalte de nuestros dientes y también hacer que se pueden desgastar o incluso mover. En el caso de las uñas, además de resultar poco higiénico porque propicia la llegada directa de bacterias al organismo, supone un aliciente para la aparición del bruxismo.

 

7. Fumar

 

Aunque lo mencionemos en último lugar, fumar es uno de los hábitos más perjudiciales tanto para la salud bucodental como para la salud en general. La nicotina del tabaco mancha los dientes y oscurece el esmalte haciendo. Además, causa graves enfermedades en las encías y es uno de los principales causantes de cáncer de boca, labios y lengua. Si eres fumador y te preocupa tanto tu salud bucodental como tu salud general, plantéate dejar de serlo.

 

Conclusión

 

Estos han sido los malos hábitos que desde DentalQuality queríamos destacar con motivo de del día Mundial de la Salud. Ahora que los conoces intenta evitarlos para mantener una salud bucodental de diez.
Por último, recuerda que los profesionales que trabajan en las clínicas certificadas con Sello de calidad DentalQuality pueden ayudarte a disfrutar de una salud plena, tan solo tienes que visitar tu clínica más cercana.